Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 12
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    Match Point en la sucesión

    Hace tan sólo un par de semanas, todos hubiéramos suscrito que existía la sucesión “perfecta”. Un jefe supremo, un partido a sus pies y un delfín con una carrera política prometedora. Una decisión judicial, sin embargo, lo ha puesto todo patas arriba. Y lo que prometía ser una feliz entronización se ha convertido en una horrorosa pesadilla. Valcárcel tiene, pues, motivos para estar preocupado. Su “huida” a Estrasburgo y Bruselas está siendo menos tranquila de lo que preveía, no sólo por el pastel que deja –un paro alarmante, unos índices de pobreza insostenibles y un déficit incontrolado- sino también por lo caótica y kafkiana que está resultando su despedida.

    La imputación por prevaricación y cohecho de su recién nombrado consejero de Educación, y primero en la línea de sucesión, puede dar al traste con su plan sucesorio, meticulosamente trazado. Las acusaciones son graves. La Sala de lo Civil y Penal duda de la legalidad de la compra de la casa de Pedro Antonio Sánchez y ha ordenado revisar sus cuentas bancarias, acusándolo además de infidelidad en la custodia de documentos. Por otra parte, la Fiscalía Anticorrupción tiene abierta una investigación relativa a su etapa como alcalde de Puerto Lumbreras que también le afecta. Se le acusa de haber firmado la recepción de las obras de un teatro auditorio cuando aún no estaban acabadas.

     Si antes de finales de mes la justicia no desimputa al consejero, todo hace suponer que se habrán esfumado sus posibilidades de suceder a Valcárcel. Cuesta pensar que dos imputados por presunta corrupción puedan aspirar a dirigir, uno, la región y, otro, la capital de la región. Y cuesta creer que la Sala de lo Civil y Penal no tenga serios fundamentos para “desautorizar” al magistrado Pérez-Templado y haber imputado nada menos que al delfín de Valcárcel.

    Acuciado por las circunstancias, Sánchez ha hecho algo que le honra pero que debería haber hecho mucho antes ante el juez: presentarse ante la prensa con un fajo de extractos bancarios para demostrar su inocencia. Un buen ejercicio, aunque simbólico, de transparencia. Todo lo contrario de lo que hizo en su día su compañero de partido y consejero de Economía, Juan Bernal, quien se negó a hacer pública su declaración de patrimonio. En cualquier caso, será la justicia quien determine si entre los documentos mostrados están todos los que son y si, además, son exculpatorios. Es bueno pedirle celeridad a los tribunales, pero no sólo cuando hay elecciones de por medio.

     De momento, lo que se ve a las claras en las maniobras de Valcárcel para nombrar a dedo a su sucesor es que el PP murciano es un partido dirigido desde arriba, con visibles muestras de disensión interna. En Andalucía, al menos, el PSOE tuvo la ocurrencia de convocar unas primarias sin candidatos para nombrar a Susana Díaz. En el PP, por ahora, ni hay primarias ni se les espera. Para Valcárcel, cualquier opción que descarte al camarista Juan Carlos Ruiz terminará por ser buena. Incluso está dispuesto a mantener al gobierno regional sumido en una interinidad que comenzó antes de los últimos comicios, cuando ya tenía decidida su marcha a Europa, recurriendo a Garre, una vez autodescartado Celdrán. En las actuales condiciones de crisis económica, con los problemas que nos atenazan, a nadie se le escapa que esta opción es la más irresponsable. Deja de lado los intereses de la región para centrarse en los puramente partidistas.

     En “Match Point” –una obra maestra del cine actual- Woody Allen se plantea hasta qué punto el azar determina nuestras vidas. El neoyorkino narra el itinerario de un personaje inmoral, a quien el destino favorece. Pero podría haber ocurrido perfectamente lo contrario. Así de injusta o arbitraria es a veces la vida. El destino queda simbolizado aquí en una pelota de tenis que golpea a cámara lenta la red en una “bola de partido”, oscila sobre ella y duda durante interminables segundos hacia dónde caer.

     Así de interminables le deben de parecer estos días a Sánchez. De que la decisión judicial caiga de un lado u otro de la red depende su futuro y en parte el de la región. Sánchez es víctima del conflicto que se abre entre el hombre y el poder, en el que los dioses siempre tienen algo que decir. Lo cierto es que nuestro destino siempre puede ser otro. Hay tantas “bolas de partido” en nuestras vidas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook