Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 11
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    El otro apartheid

    El día en que ha fallecido Nelson Mandela justo es recordar y homenajear al hombre. A quien pasó casi un tercio de su vida encerrado en las cárceles del régimen racista de Sudáfrica por oponerse a una infame segregación racial. Al luchador incansable que peleó durante toda su vida por devolver la dignidad a sus hermanos de raza. O a quien desde el poder, como primer presidente negro, supo encarrilar a su país por la senda de la reconciliación. Su legado es inmenso, descomunal. Mandela hace tiempo que pasó a formar parte de las grandes figuras de la humanidad, convertido en un icono, un referente, un símbolo ineludible de la lucha democrática por la igualdad, la libertad y la fraternidad.

     Pero en el día en que nos deja el hombre también hay que recordar lo que combatió: un odioso régimen racista de apartheid sustentado por la extrema derecha de la minoría blanca. Un régimen cuya constitución consagraba las humillaciones sobre una parte de la población y perpetuaba las condiciones de esclavitud en que vivían los negros. Donde, por poner un ejemplo, las leyes establecían lugares separados para blancos y negros o prohibían compartir espacios en escuelas y transportes públicos. Todo ello encaminado a mantener los privilegios económicos de una clase social adinerada, que contó, por cierto, con el apoyo o tolerancia de distintos países europeos.

     Tras la toma del poder por parte de la ANC (Congreso Nacional Africano) el problema de la segregación racial entró en vías de solución en Sudáfrica. No tanto el del otro “apartheid”, que es el de la segregación social. Aunque, para ser justos, también hay que reconocer que se han hecho grandes progresos en las mejoras de las condiciones de vida de la población negra. Este otro “apartheid”, el económico y social, es al que nos enfrentamos ahora no sólo en el país africano, sino en muchos otros países del mundo, entre los que se encuentra el nuestro. Porque el nuevo “apartheid” que nos acecha es el que han generado las póliticas de la austeridad, el fundamentalismo de mercado y la codicia de los grandes poderes económicos y financieros. Unas políticas injustas que han traído paro, exclusión social, empobrecimiento, deshaucios, pérdidas de derechos...

     Combatir y derrocar ese otro “apartheid” es el reto que nos aguarda en estos tiempos. Para esa lucha se necesitan, además de determinación, muchos Nelson Mandela.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook