Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 14
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    El islam contra el islam

    El crimen fue en París. Y los franceses se han echado a la calle. La libertad de prensa, la libertad de expresión, la libertad, a secas, son bienes irrenunciables que deben ser defendidos a toda costa, aunque sea junto a mandatarios internacionales o políticos locales de dudosa catadura moral. Todo sea por la unidad. Es mucho lo que está en juego. Con sus balas, los yihadistas no sólo han querido doblegar a una redacción, la de la revista satírica e izquierdista Charlie Hebdo, sino también agudizar el conflicto identitario que parte de la sociedad francesa y europea tiene abierto con la comunidad musulmana.

     De momento, no parece que lo hayan conseguido. La ola de solidaridad con las víctimas de esta matanza se está traduciendo en un grito unánime por la defensa de las libertades y la tolerancia. Y la islamofobia no ha prendido más allá de la que ya existía antes del atentado. Sin embargo, a nadie se le escapa que caminamos sobre un tejado de vidrio. Que la fallida integración de las comunidades musulmanes en Europa, agravada por los conflictos económicos y religiosos en Oriente próximo, puede acarrear efectos devastadores.

     Para evitar que esto vaya a más, todos deberíamos preguntarnos cómo hemos llegado hasta aquí. Nosotros y ellos. Nosotros, cuestionando nuestra visión hegemónica e imperialista del mundo, la falta de integración, la discriminación de las minorías de origen extranjero, las desigualdades sociales. Los musulmanes, atajando la deriva violenta que ha tomado su religión.

     La rápida condena del atentado por parte del Consejo francés del culto musulmán es una buena noticia. Pero es lo menos que se podía esperar y no es suficiente. El principal enemigo del islam es el islam mismo. Deberían saberlo quienes tienen responsabilidades religiosas. La locura yihadista terminará por arrastrar también al islam moderado si éste no asume que debe ponerse en primera línea del frente, empezando por evitar que se cuelen en sus filas predicadores del odio y la violencia.

     Tras el atentado a Charlie Hebdo, que marcará con toda seguridad un antes y un después en este choque de civilizaciones, conviene releer al filósofo Abdennour Bidar. En su “carta abierta al mundo musulmán”, publicada hace tres meses por la revista “Marianne”, encontramos algunas de las reflexiones más lúcidas que se han formulado sobre el estado actual del islam. Impregnado de sufismo y de pensamiento occidental, a caballo entre los mares de Oriente y Occidente, este filósofo tiene la osadía de poner a la comunidad musulmana ante sus propios demonios. “Te veo en un estado de miseria y de sufrimiento que me entristece profundamente… pues veo que estás engendrando un monstruo que pretende llamarse Estado islámico y al que algunos prefieren darle el nombre de demonio”. Un demonio, cuyo nacimiento no duda Amour en atribuir a las contradicciones del islam, al desgarro entre su pasado y presente, a su incapacidad para encontrar su lugar en la civilización humana.

     Ante este estado de cosas, los creyentes no pueden limitarse a denunciar la barbarie terrorista eludiendo el fondo de la cuestión yidhajista. No basta con decir: “No en mi nombre”. No basta con indignarse. Ha llegado el momento histórico de que la religión musulmana se cuestione a sí misma. Frente a los dogmas y la instrumentalización política de que es objeto, debe hacer su autocrítica, emprender su propia reforma, recuperar el esplendor perdido de siglos pasados. ¿Dónde están hoy, se plantea el filósofo, sus intelectuales, sus matemáticos, sus pensadores? Aquellos cuyos libros eran leídos desde la India hasta España.

     Son muchas las raíces del mal, concluye: la ausencia de libertad de conciencia, de democracia, de tolerancia, de derechos para la mujer… “Has elegido definirte como religión política, social, moral, que reina como un tirano tanto en el Estado como en la vida civil, tanto en la calle como en el interior de cada conciencia”. A esa religión tiránica y dogmática deben enfrentarse sin más demora los propios musulmanes si quieren ocupar el lugar que les corresponde en las sociedades democráticas. Ellos más que nadie están llamados a luchar contra sus propios demonios.

     Entre tanto, Charlie Hebdo volverá a salir a la calle hoy. La libertad sigue en pie.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook