Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 16
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    El "fracking" social

    Las fortunas que antes se forjaban en las guerras, ahora se forjan en las crisis. Lo corrobora un informe del “Crédit Suisse”, según el cual el número de millonarios en España aumentó un 13% entre mediados de 2012 y la primera mitad de 2013. Las guerras y las crisis traen miseria y desolación, ya se sabe, pero no para todos. A algunos, hasta les sientan bien. Por ejemplo, a esos nuevos millonarios que han sabido sacarle tajada a la recesión más larga que ha conocido nuestra economía en medio siglo.

    Todo lo contrario de lo que le ha ocurrido a millones de trabajadores que perdieron su empleo, y a veces hasta su casa. O aquellos otros que habiéndolo conservado han visto como menguaban sus sueldos y sus derechos mientras se alargaban sus jornadas de trabajo. Aunque sólo fuera por eso, debería moderar su incontinencia verbal y su histrionismo Montoro. Sí, están bajando los salarios, señor ministro de Hacienda. Usted quizá no lo note en el suyo, como tampoco lo notarán los nuevos millonarios, pero pregúntele al resto. O si prefiere, al presidente de la patronal. De un ministro cabría esperar algo más que convertir la política, con continuas provocaciones, en un circo.

     Werth, al menos, parece que se refrena algo más últimamente. Será porque su reforma educativa ha nacido muerta, sin apoyos parlamentarios fuera del PP. Con el rechazo unánime de la oposición y de gran parte del profesorado que la ve como una ley segregadora que nos devuelve al pasado y ataca la escuela pública. Una ley que nace sin consenso social, que es lo menos que se le puede pedir a una reforma educativa si quiere durar en el tiempo y convertirse en un marco estable. No nos engañemos, con esta reforma, la educación seguirá en el centro de la batalla política, enfrentando como hasta ahora a la enseñanza pública con la concertada, o a la laica con la religiosa. Y en ningún caso servirá para reducir el abandono escolar, sino que lo incrementará porque escatima medios económicos y no ayuda a los alumnos que de verdad lo necesitan.

    La ley Werth será para la educación lo que la reforma laboral está siendo para los trabajadores. Traerá más fractura social y socavará, si cabe más, la igualdad de oportunidades. La política económica y social de este gobierno recuerda mucho, por cierto, a la técnica utilizada en la fracturación hidráulica. Se inyecta a presión agua con productos químicos para ampliar las fracturas existentes en el sustrato y liberar de este modo gas o petróleo.

     Lo que inyecta en este caso el gobierno para, según él, reactivar la economía o mejorar la educación son leyes inicuas, injustas que castigan a los más desfavorecidos y agrandan las fracturas sociales existentes. De ahí que los pobres sean más pobres y los ricos más ricos. El problema es que este “fracking” social, lo mismo que el otro, va a provocar daños colaterales devastadores. Así que, vayamos preparándonos para las sacudidas.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook