Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 15
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    Editores murcianos

    Cuando hace unos años Fernando Fernández Villa me comentó que iba a montar una editorial, reconozco que no di mucho crédito a lo que estaba oyendo. No porque Fernando haya carecido de iniciativa a lo largo de su vida, todo lo contrario, sino porque me pareció un proyecto demasiado ambicioso para ser dirigido desde Cieza. Un atrevimiento propio de un quijote de las letras, teniendo en cuenta la distancia que nos separa de los dos polos editoriales y literarios que dominan este país, Madrid y Barcelona. Ahora que Fernando lleva a sus espaldas, con Alfaqueque, la edición de una veintena de libros, sólo cabe quitarse el sombrero y rendirse a la evidencia de que las más bellas aventuras sólo son posibles gracias al esfuerzo y al tesón de algunos hombres y mujeres osados. Y Fernando es uno de ellos.

     

    Comparto con Fernando y otros amigos de la adolescencia el amor por los libros y la literatura. Libros que, junto a discos míticos, nos prestábamos, devorábamos, comentábamos con el ímpetu propio de la juventud. Libros y discos, algunos de ellos prohibidos, que han pasado a conformar, para siempre, nuestro universo personal y cultural, junto a las preocupaciones políticas y sociales de la Transición. Porque si para algo sirven los libros es para poblar nuestras vidas de otras vidas y anclarnos con sus raíces profundas al mundo que nos rodea. “El miedo a la libertad”, de Erich Fromm, fue uno de ellos. Pero también la poesía de Machado, Lorca o Neruda; las novelas de García Márquez y Vargas Llosa, o el teatro de Buero Vallejo, por sólo citar algunos autores que admirábamos.

     

    Nosotros habíamos nacido en familias sin libros, algo común en la época. Quizá por eso intuimos desde el principio lo que podían llegar a significar. Había en nuestras casas, eso sí, algunas “novelas del oeste” de Marcial Lafuente Estefanía, que se cambiaban en los quioscos, y muchos cómics que nosotros llamábamos tebeos. La primera biblioteca personal -de verdad- que pudimos admirar fue la de nuestro amigo don Mariano Camacho, médico y humanista ciezano. Deslumbrante, toda una invitación a sumergirse en el mundo de la lectura. Y poco a poco fuimos llenando con libros adquiridos las lejas de nuestra primera estantería. Además de los académicos y de los clásicos se fueron amontonando otros con aroma a exilio o a los nuevos tiempos. Colecciones como la Biblioteca Básica Salvat, el Club Bruguera o la Biblioteca clásica y contemporánea de Losada ayudaron a constituir el embrión de lo que ahora son nuestras modestas pero entrañables bibliotecas.

     

    Un día Fernando dio el salto y además de un buen lector quiso ser un buen editor. Había algunos precedentes en nuestro entorno: decenas de revistas y algunos libros publicados por el Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, en los que habíamos colaborado. Pero de ahí a embarcarse en el mundo de la edición profesional había un trecho que Fernando franqueó con valentía e ilusión. Internet, las nuevas tecnologías, han sido sus aliados para superar el escollo de las distancias. Como el correo tradicional lo fue para D. Antonio Pérez Gómez, eminente bibliófilo y bibliógrafo, cuya editorial “La fuente que mana y corre” fue creada en el número doce de la calle Cid de Cieza (vaya profusión de “ces”). Lástima que su condición de primer alcalde franquista y la dispersión posterior de su biblioteca hayan empañado esa magnífica y singular labor editorial.

     

    Con la publicación de “Historia del Eremita”, de Miguel Espinosa, autor clave en la literatura murciana de todos los tiempos, que ha visto la luz hace muy poco, Alfaqueque se afianza como una editorial de calidad, dispuesta a ofrecernos algunas joyas literarias que merecen ser rescatadas. A Fernando le gusta decir que eligió este nombre tan sonoro para su editorial por dos razones. Porque era el personaje que representaba en la obra de teatro de Carmen Carrillo, “Crónica de una invasión anunciada” y porque los alfaqueques eran unos enviados a tierras enemigas cuya misión consistía en liberar esclavos. Ahora con su editorial le toca liberar libros.

     

    Afortunadamente, Fernando no está sólo en esta aventura. El mundo de la edición en la región busca su espacio, al tiempo que lucha por sobrevivir y abrirse camino. Están, entre otras, las editoriales “Gollarín”, que publica narrativa; “Micromegas”, dedicada al ensayo; “Natursport”, centrada desde hace tiempo en rutas y senderismo; “Diego Marín”, publicando y favoreciendo la autoedición; sin olvidar las relacionadas con la Administración y la Universidad: “Cendeac”, “Tres Fronteras” o “Editum”. Un buen puñado de editoriales que agrupadas en el Gremio de editores de la Región pretende mantener viva la llama de la edición en Murcia en estos tiempos difíciles.

     

    Y una forma de hacerlo es, además de publicar libros, hablándonos de ellos. Por eso han organizado un ciclo de conferencias para tratar del presente y futuro de las obras impresas, así como de las posibilidades que las nuevas técnicas aportan al mundo de la edición y de la lectura. Y hoy miércoles, precisamente, cierra este ciclo una de las voces más autorizadas. Nada más y nada menos que Mario Muchnik, maestro de editores y figura indiscutible en la historia de la edición en lengua española. Será en el aula de cultura de la CAM y su presentación correrá a cargo del profesor Pozuelos Yvancos, uno de nuestros mejores críticos literarios. El debate promete ser apasionante y el acto emotivo. Ya les adelanto que Muchnik será obsequiado por el gremio con un diploma de reconocimiento a su labor editorial y con un libro singular, un facsímil del “Codex escurialensis”. Una joya de la impresión, publicada por la Editora Regional, que recoge un conjunto de dibujos hechos en Roma hacia 1490 por un artista italiano.

     

    Alguien apuntó que un libro, con sus miles de líneas cuidadosamente compuestas, es una especie de caja mágica llena de ideas, imágenes y sentimientos que exigen que una mano hábil y amiga lo escoja y lo presente al lector. En Murcia, afortunadamente, todavía quedan manos hábiles y amigas trabajando para seguir ofreciéndonos esas cajas mágicas en forma de libros impresos. Que sea por mucho tiempo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook