Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 28
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    Convivir con la corrupción

    Llevamos demasiado tiempo conviviendo peligrosamente con la corrupción y esos barros están trayendo estos lodos. Unos lodos que se amontonan sobre otros lodos hasta formar un fango insoportable. El nuevo escándalo de corrupción política y económica que ha desmantelado la Consejería de Turismo y vuelve a poner al PP y al gobierno regional en la picota no es más que otra ola de ese fango pestilente. A fuerza de jugar con el fuego de la corrupción, el PP de Valcárcel se está quemando, pero eso es lo de menos. Lo peor es que está haciendo también tierra quemada de las instituciones. Y la imagen de la región no puede salir peor parada.

     ¿Cabe mayor descomposición institucional que la que estamos viviendo? Cuesta imaginárselo, pero lamentablemente todo apunta a que sí. A que será peor lo que está por venir. Con un Garre interino y en el limbo, tutelado por un expresidente investigado por la justicia, los consejeros de Educación y Agricultura imputados, los alcaldes de Murcia y Cartagena también inculpados, un delegado del gobierno que se niega a declarar, y no sigo, lo único que nos faltaba ahora es ver la cúpula de Turismo descabezada por su posible pertenencia a una trama de corrupción organizada, capitaneada según todos los indicios por Granados, el exsecretario general del PP madrileño y número dos de Aguirre.

     Las circunstancias han querido que la presentación del logo sonriente para atraer turistas a la región haya coincidido con la detención de sus promotores políticos. Todo un sarcasmo que no se merece esta tierra. Alguna explicación tendrá que dar el consejero Juan Carlos Ruiz, que por el momento ha enmudecido. ¿Qué criterios siguió para formar su equipo? ¿Qué papel han jugado los detenidos en las contrataciones de la Consejería de Turismo? Son algunas de las preguntas que esperan una respuesta urgente.

     También de Rajoy cabría esperar algo más que circunloquios pueriles cuando se refiere a una corrupción de la que él no está libre. Esas “algunas cosas”, que él mencionaba el pasado fin de semana en Murcia, no son precisamente nimiedades. Son saqueos a las cajas de ahorros, tarjetas millonarias opacas, financiación ilegal de partidos, sedes financiadas con dinero negro, ERES fraudulentos, sobresueldos con billetes de quinientos euros, tramas delictivas institucionalizadas, comisiones a políticos corruptos… y tampoco sigo.

     ¡Cómo no van a estar hartos los ciudadanos ante tanto atraco diario! Alguien se lo está poniendo fácil a Podemos. El propio Pablo Iglesias lo reconocía en una entrevista con Jordi Évole. Uno de ellos es Garre, que habla mucho y hace poco. Dice que destituirá a todos los implicados detenidos o imputados en la trama, en línea con las instrucciones dictadas por la cúpula nacional. Eso mismo dijo de Bascuñana cuando tras ser imputado se negó a declarar; y que se sepa el delegado del gobierno no se ha movido de su sillón.

    Es posible que tras el estruendo mediático sacrifique a algunos peones de segunda fila, pero con los primeros espadas no se atreverá. ¿Alguien se cree que pueda o quiera a aplicar ese mismo rasero con Cámara, Barreiros, Pedro Antonio Sánchez, Cerdá? Y mucho menos lo hará Valcárcel, cuyo horno no está ahora mismo para muchos bollos.

     Esperanza Aguirre dice sentir “una profunda vergüenza” por lo que está pasando. Pero eso no es más que una entelequia. No se puede estar en el bando de las víctimas y los verdugos a la vez. Si esas cosas pasan es porque políticos como ella han gobernado sin atajar prácticas corruptas que todo el mundo veía menos ellos, han aupado a altas responsabilidades a personajes de dudosa catadura moral, o han hecho la vista gorda ante quienes llegaban a la política para forrarse. Los escándalos y casos de corrupción que acorralan al PP no son fruto de un día ni de la mala suerte. Son la consecuencia de una política basada en gobernar conviviendo peligrosamente con la corrupción.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook