Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 06
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    Aquí nadie sabe nada

    Hay quien le gana a Sócrates en el arte de no saber nada. Urdangarin es uno de ellos, aunque no el único. Urdagarin, que lució unas gafas amarillas de antigua azafata del “Un, dos, tres”, tiene la memoria corta y la cara muy ancha. Casi tanto como el fiscal del caso, que en lugar de ejercer su función de acusador se dedica a intentar desmontar las acusaciones que pesan contra la Infanta. En un poema de José Agustín Goytisolo aparecen un lobito bueno, una bruja hermosa y un pirata honrado. Para completar ese mundo al revés faltaba un fiscal misericordioso. Aquí está y se llama Horrach.

    Por estas fechas, hace dos años, también andaba la hermana del rey aquejada de amnesia profunda. “No sé”, “no me consta”, “no lo recuerdo” era lo que respondía cuando se le preguntaba por los negocios sucios de su marido/socio. Como no hay motivos para pensar que vaya a cambiar ahora de estrategia de defensa, preparémonos para oír en los próximos días una y mil veces esta misma cantinela. Quien considere que tener estudios universitarios de economía o trabajar en una entidad bancaria es garantía de algo, se equivoca. En el caso de la Infanta ni siquiera han servido para cuestionarse cómo y por qué entraban cientos de miles de euros todos los meses a casa. Un dinero que lo mismo permitía llevar un tren de vida a todo trapo como adquirir un palacete en Barcelona en una zona prohibitiva.

    También les flaquea la memoria, ¡y de qué manera! a Aguirre y a Rita Barberá, quienes juran y perjuran que nada saben de las tramas de corrupción generalizada que se han urdido en su entorno, y que ha llevado a investigadores del caso a calificar al PP de "organización criminal" con cajas b "transversales" por doquier. Es lo que tiene estar metido tanto años en un estercolero, que termina uno acostumbrándose al pestuzón y pensando que es aire puro y natural. Y más que desmemoriados andan igualmente Chaves y Griñán bajo cuyos mandatos se coció el fraude de los EREs.

    Rajoy es caso aparte. Recuerda y cita de carrerilla alineaciones de equipos de fútbol de antes de la guerra, pero le falla la memoria cuando se le habla de Bárcenas y sus circunstancias. De su extesorero dice desconocerlo todo. Que destrozaran sus ordenadores a martillazos, por ejemplo, o que anduviera repartiendo sobres con sobresueldos en billetes de 500 euros a la cúpula del PP, de la que él mismo formaba parte. Nadie dijo que fuera cómodo gobernar, pero siempre resultará más fácil, parafraseando a Lennon, si se hace con los ojos cerrados.

    Tan despistados andamos, que por no saber, ni siquiera sabemos, dos meses y pico después de las elecciones, si habrá gobierno o se repetirán los comicios. Vivimos, por así decirlo, en una ignorancia supina. Y cuando digo “vivimos” incluyo también, cómo no, a Sánchez, Iglesias, Rivera, Garzón o Rajoy, que viven al día. Porque también en política, como en la vida, se puede vivir al día. Improvisando y reinventándose sobre la marcha, sin saber lo que se hará mañana. Seamos sinceros, de lo que advendrá en los próximos días, aquí nadie sabe nada. Y los que menos, no me cabe ninguna duda, los actores de esta función.

    Lo único que medio sabemos es contar. Y por donde se tire, las cuentas no salen si no es sumando como nunca antes se había sumado. O lo que es lo mismo, si no es reaprendiendo a sumar.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook