Blog 
Pisando los talones
RSS - Blog de Pedro Barrionuevo

El autor

Blog Pisando los talones - Pedro Barrionuevo

Pedro Barrionuevo

Sólo leyéndome se me conoce.

Sobre este blog de Gente

Un blog en donde se cuentan las cosas de actualidad a mi manera, es decir, bajo mi punto de vista, intentando que sea lo más agradanle posible.


Archivo

  • 14
    Noviembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La segunda bofetada

    A la Trini esa chica que perdió las primarias en Madrid, porque ZP dispuso que se presentara, se le acumulan los problemas, o mejor dicho, los problemas del bonachón de Moratinos están empezando a hacerle mecha.

    Ya sabíamos que Moratinos no valía ni para esturrear mierda con una pala, pero es que esta chica, va por el mismo camino. Leo en un periódico la siguiente noticia:

     

    El embajador venezolano denuncia maltrato policial en Barajas

     

    Sí queridos blogueros, como lo leen. Este tío conocido como Isaías Rodríguez es un pieza de mucho cuidado, ya que es el mismo personaje que dijo el pasado 5 de octubre “que los presuntos miembros de ETA Javier Atristain y Juan Carlos Besance Zugasti podían haber sido torturados para confesar que recibieron entrenamiento en Venezuela con la ayuda del etarra deportado Arturo Cubillas”. ¿Y encima quiere que lo tratemos bien?. También hace unos días, su jefe el orangután del Chávez arremetió de la siguiente manera: “considero «una demostración de cobardía política» que España «intente endosar» al Ejecutivo venezolano  el «fracaso» contra ETA”.

    No se vayan a creer ustedes que la Trini y el ejecutivo en general se cabrearon mucho, empezaron a patalear, a pegar palmetazos en la mesa, etc, no. Lo que hicieron fueron unas declaraciones en donde indicaban su profundo malestar por esas palabras.  Ya está. Por supuesto fue la Trini la que tuvo que hacer ese trabajo sucio de bajarse los pantalones y agachar la cabeza ante el mandatario venezolano, porque seguramente que Chávez se reiría de ella y ya de paso de los españoles.

    Volviendo a la primera noticia, no han tardado las autoridades españoleas en pedir perdón y excusarse ante el embajador venezolano, por la falta de tacto de los policías nacionales, por el simple hecho de cumplir con su obligación. Sólo faltaría que a esos policías les abrieran un expediente por cumplir con su obligación. Seguramente si este embajador se le ocurriese pedir responsabilidades por esa actuación, seguro que no tardarían en expedientar a esos policías y ya de paso expulsarlos del cuerpo, para que así la ministra Trini pusiera en bandeja las excusas pertinentes y unas cuantas cabezas cortadas para más humillación de los españoles ante este par de tipejos que hacen con la diplomacia española lo que les sale del arco del triunfo.

    Otra muestra más y por supuesto otra bofetada más a una diplomacia inútil, caga higos, patética y pagafantas, porque ya me contarán ustedes a lo próxima lo que harán. Si a Chávez se le ocurre pedir un trozo de Andalucía, a estos inútiles les faltará tiempo para darles lo que quieran, no vaya a ser que se cabree este orangután y nos líe la del copón, porque viendo como las gasta por pedir que se identificará, no sé lo que haría si se le negara un deseo. Mejor hubiese sido que la Trini se hubiera quedado donde estaba, porque al coger el mando de la diplomacia española le están dando por todos lados y por todas direcciones. Y esto es sólo por la parte americana, ¿qué pasará cuando por el sur, es decir, al rey caprichoso de Marruecos se le ocurra hacer una de las suyas? Pues seguramente pedirá disculpas y cuanta pasta quiere usted, porque ya se ha visto que agreden a periodistas y sólo se le ocurre decir, que el altercado debe aclararse contra antes, ¿pero cómo?¿desde el ministerio?¿desde su casa?¿o presentando mil y una disculpas porque había periodistas allí trabajando?. Porca miseria. Pues eso, que me lo expliquen. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

     

    Para saber más:

     

    Mis Asuntos de la Vida

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook