Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 24
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    ZONA DE CONFORT.

    ZONA DE CONFORT.

    (Los españoles no somos muy dados a los cambios).

    “Nuestra zona de confort nos da abrigo y nos hace sentir seguros. Abarca todo aquello que conocemos, esos ambientes de los que nos sentimos parte y en donde estamos totalmente a gusto”. Fuente: La mente es maravillosa.

    No quiere esto decir que vivamos en el mejor de los mundos; el Román paladino sería: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”.

    Las personas que se aventuran a morir en el Mediterráneo, abandonaron su zona de confort; era el sitio donde hasta hace un tiempo se sentían seguras. Sin nada que comer o perseguidas por toda suerte de peligros mortales, pero era su zona de confort.

    Cuando las personas de mi área geográfica nos íbamos a los países europeos a trabajar, teníamos dos cosas claras: que íbamos a regresar y que traeríamos dinero. Bajo estas premisas, no era muy traumático el viaje. Algunos se sintieron atraídos por la vida de ese país elegido y se quedaban para siempre; la tierra prometida.

    En los experimentos, puede darse el caso de que el edificio donde se realizan salga por los aires. Para llegar a la fabricación de un avión supercaza, ha habido muchos pilotos que han perdido la vida; los pioneros de la aviación se pegaron muchos batacazos. Los experimentos conllevan sus riesgos. Por eso decimos muchas veces que los experimentos en casa y con gaseosa.

    Lo bueno sería que aprendiésemos de nuestros errores.

    Es bueno analizar el por qué el experimento no salió bien; sin esta premisa, si repetimos el experimento mil veces sin haber corregido el error, mil veces nos saldrá mal. Alguna vez hay que salir de los lugares comunes.

    Cuando un coche es viejo, todas las piezas de su motor se han desgatado y presentan holguras. Cuando una pieza se rompe y se coloca una nueva, puede dar lugar a que se rompan las adyacentes; casi que es mejor poner una de desguace. Claro que, también se podría comprar un coche nuevo; pero, ¿y el dinero para comprarlo? Con pieza de desguace arreglamos el coche y pasamos con lo que tenemos.

    En botánica, para conseguir especies más resistentes, se recurrió a los injertos. Un taxón modificado por otro. En el siglo XX se dio la ingeniería genética en las plantas y ahora los híbridos sustituyen a las plantas puras; el híbrido es más rentable. Pero se han sacrificado las características organolépticas del producto fetén; decimos que los tomates no saben a nada. Del taxón primigenio, queda muy poco.

    Nuestra zona de confort, está ligada a un territorio, a sus gentes y su sistema organizativo. Cuando se van dando cambios paulatinos apenas imperceptibles, se va transformando la zona de confort sin dejar de serlo. Lo otro, sería ruptura. La sequía ha transformado el entorno vegetal de mi área geográfica; la sequía se ha ido asentando paulatinamente; del verde al pardo paulatinamente.

    Algunas veces, es conveniente la ruptura.

    Cuando el territorio es el mismo y sus gentes también, la única ruptura posible es en su sistema organizativo. Los sistemas organizativos de los pueblos, han sido todos experimentados, solo hay que llevarlos a la práctica. Es el pueblo el que ha de elegir el modelo. Los modelos neoconservadores y neoliberales, se han demostrado perversos. Los pueblos están padeciendo en su zona de confort.

    Demasiadas veces a lo largo de la historia y bajo la apariencia de ruptura, el sistema organizativo ha sido el mismo aunque maquillado. “Cambiar algo para que nada cambie”; Giuseppe Tomasi di Lampedusa.

    La teoría sin la práctica, no sirve de nada.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook