Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 30
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Y ESTO ES DEMOCRACIA?

    <!--[if gte mso 9]> <![endif]--><!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE <![endif]--><!--[if gte mso 9]> <![endif]--><!--[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;} <![endif]-->

    “No quiero decir por hombre, las cosas que ella me dijo…”

    Es que era una casada infiel…

    Se llamaba Democracia y, terminó como puta por rastrojo.

    Durante un larguísimo tiempo de la historia de España, que parece que no quieran que aparezca en los libros, hubo en ella una sanguinaria dictadura. Y hubo unas personas que entregaron su vida y su hacienda en combatirla; ansiaban la libertad y la democracia. Algunos de aquellos estallaron de gozo cuando el dictador murió y ellos seguían vivos. Creyeron que la democracia llegaba para quedarse. Craso error:

    El dictador lo dejó todo “atado y bien atado”.

    “Que no toquen a Isidoro”, era una premisa para que los “grises” respetaran al que debía ser el gran muñidor de la “inmodélica transición”. Había otro que andaba con peluca…

    ¿Para qué 350 diputados si con cinco o seis hay bastante?

    ¿Para qué 17 reinos de taifa?

     

    Preámbulo

        La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

        Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

        Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

        Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

        Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

        Establecer una sociedad democrática avanzada, y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

    ¿Cabe mayor desfachatez?

    ¿Habrá muchos que hayan leído esta soflama?

    Se encargó escribir el Preámbulo de la Constitución Española de 1.978 a don Enrique Tierno Galván, que pasó a la historia por sus edictos y su multitudinario entierro. ¡Ah!, y por soltar patos en el Manzanares…

    Generalmente, en los preámbulos de las leyes, se plasma la voluntad del legislador. Si nos atenemos al Preámbulo de la Constitución Española de 1.978, el legislador debió ser un padre amantísimo o un pardillo. Es más falso que aquella de la copla: “La falsa monea”; que de mano en mano va y ninguno se la quea. Los letristas de las coplas pusieron a las mujeres peor que la santa-madre-iglesia-católica-apostólica-romana; fueron machistas redomados.

    Después del Preámbulo, el articulado…

    Un articulado del que han tomado aquellos artículos que consagran a las oligarquías partitocráticas y han despreciado el resto. Solo se tiene en consideración aquello que da teta a las élites oligárquicas.

    ¿Una digna calidad de vida?, ¿qué es eso?

    – Oiga usted, ¡lo pone en el Preámbulo!

    – ¡Calle!, eso está puesto porque queda bien. Usted quédese con aquello de: “Hecha la ley, hecha la trampa”.

    Antes que Preámbulo y articulado, los franquistas se habían blindado ante posibles juicios por delitos contra el derecho de gentes con una funesta “ley de punto final”: Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía. Una Ley que ningún gobierno posterior ha llegado ni a cuestionar. En otros países, los gobiernos democráticos posteriores, derogaron la “ley de punto final” siendo el último la Republica Oriental del Uruguay.

    - ¿Dónde se ha visto un socialista monárquico?

    – En España sin ir más lejos. En el paquete de entrega de acta a Felipe González, entraba eso. Y en paquete del tío de la peluca, también.

    Y el pueblo español pensó que era libre porque en las películas salía gente desnuda. Se instalaron salas de cine de sexo explícito.

    Se suprimió el usted en las escuelas. Y en la calle.

    Los cantautores eran ensalzados en pueblos y plazas.

    A la gente se la veía contenta. Los más viejos del lugar, no lo estaban tanto; ¿dónde vamos a llegar? se preguntaban algunos de ellos. Los más viejos del lugar murieron y se ahorraron el disgusto de ver a dónde ha llegado.

    ¿Indignados?, eso es poco, algunos estamos hasta los mismísimos…

    En nuestro caminar, hemos dejado mucho.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook