Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 07
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    VOTO FEMENINO.

    VOTO FEMENINO.

    (En España).

    Isabel I de Castilla, fue una mujer de Estado. Jugó su papel en la historia de igual o mejor manera que lo hubiera hecho un varón. Casar a su hija Juana con Felipe de Habsburgo, en principio, fue un acierto; contra Juana I de Castilla maquinaron su padre y su esposo.

    Isabel de Farnesio fue la segunda esposa de Felipe V y madre de Carlos III. Marie-Anne de La Trémoille, princesa de los Ursinos; fue una carabina que puso Luís XIV a su nieto Felipe V, esta mujer manipulaba la corte a su antojo ya que el rey era manipulable. Lo primero que hizo nada más llegar España Isabel de Farnesio, fue poner a la de los Ursinos en su sitio; esto es, en la frontera con Francia. Isabel manipuló de tal manera que consiguió para sus hijos lo mejor que podían alcanzar, para Carlos, la corona de España.

    Catalina de Médicis (1519-1589) en Francia, gozó de mucho poder en la sombra. Fue la esposa de Enrique II.

    Si hablamos de una mujer “feminista” en España, tenemos que empezar por Concepción Arenal. Ella fue la precursora.

    La más conocida quizá sea Clara Campoamor Rodríguez; ferviente luchadora por el voto femenino en España. Fue diputada en Cortes entre 1931 y 1933, estuvo en la comisión que elaboró la Constitución. Sus relaciones con el PSOE, fueron malas ya que recriminaba a este partido la colaboración con el dictador Primo de Ribera. Con buena parte de los diputados del PSOE en contra, consiguió el voto para la mujer que fue efectivo en las elecciones de 1933.

    Victoria Kent Siano, también fue elegida diputada en 1931 y como Clara estuvo en la elaboración de la Constitución. Pero entre ellas hubo cierto enfrentamiento con respecto al voto femenino. No es que Victoria estuviera en contra de él, lo estaba en ese momento; decía que la mujer no estaba preparada para emitir el voto y esto podía dar la victoria a la derecha; cosa que paso en 1933. Victoria Kent fue la primera mujer en tomar parte como abogada en un consejo de guerra; Niceto Alcalá-Zamora la nombró Directora General de Prisiones, seguía así los pasos de Concepción Arenal.

    Ni Clara Campoamor ni Victoria Kent fueron elegidas en las elecciones de 1933 que ganó la CEDA.

    Anécdota:

    Mi abuelo Rosendo era el mulero jefe en una finca propiedad de catedrático de derecho en la Universidad Central Antonio Díez-Cañavate. Mi abuela con sus hijos, solía ir por la casa principal y la relación con las hijas de don Antonio era muy buena y cordial. Antonio Díez-Cañavate fue abuelo de Antonio Garrigues y Díez-Cañavate, padre de los Garrigues Walker. El día de las elecciones, vino mi abuela a Librilla a las votaciones acompañando a las “señoritas” e influenciada por ellas, votó a la CEDA. Me contaba mi madre que fue la única vez que vieron discutir a sus padres porque mi abuelo que era socialista se enfureció con mi abuela por votar a la CEDA. Mi abuelo fue amigo de Antonio Garrigues y Díez-Cañavate; un socialista y un liberal. Antonio Garrigues entraba en la casa de los Kennedy como en la suya propia. Lamentablemente, mi abuelo Rosendo murió el 20 de enero de 1935 de un cáncer de estómago.

    Les relato esto porque lo que se dio con mi abuela no solo se dio en ella, sino en muchísimas mujeres del medio rural.

    Los golpistas ganaron la guerra incivil y la mujer pasó a depender en todo del varón.

    En este remedo de democracia que tenemos y como no podía ser de otra manera, la mujer recobró el derecho al voto. Pero como el régimen de 1978 es una cuchufleta, ni a mujeres ni a varones, les sirve de mucho el voto.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook