Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 07
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TÚ ERES TONTO Y LO SABES.

     

    TÚ ERES TONTO Y LO SABES.
    Antonio trabajaba para don Julián e iban los dos montados en el carro:
    - Antonio, que vuelca el carro.
    – Sí, don Julián.
    – Antonio, que volcamos.
    – Sí, don Julián.
    Hasta que, ¡volcó el carro!
    Antonio “Facundo” era bueno pero le faltaba un hervor. Don Julián que pagaba poco, daba cobijo a todos aquellos que no querían en otras fincas. Decía: “Si encuentras trabajo en otro sitio que te paguen mejor, vete; cuando te quedes sin él, vuelves aquí”. No todos hacían lo mismo: “Si te vas no vuelvas”, solían decir.
    Te estamos dando la oportunidad de volver con los de tu clase. Si sigues empecinado en servir de felpudo a las derechas, lo tuyo va a ser que eres corto de luces. Tonto de los cojones, que diría el otro.
    “El que a buen árbol se arrima buena cagá de pájaro le cae”. Cuando las gallinas suben al árbol a pernoctar, las de arriba cagan sobre las de abajo. Es que no eres pavo real que pernocta en la rama más alta del árbol; para ti va a ser toda la mierda de las gallinas.
    Hay mieditis crónica. Sé de primera mano lo que es una enfermedad crónica; hasta te acostumbras a vivir con ella.
    Cuarenta años viviendo bajo la losa del franquismo, fueron lo suficientemente fuertes para seguir aguantando con miedo otros tantos. Y aquí estamos, decimos: “Virgencica, Virgencica, qué me quede como estoy”. Te han dejado sin nada, ¿qué es lo que tienes que perder? Te queda la vida, pero si entregándola haces posible que tus hijos y nietos vivan mejor, ¿por qué no entregarla? Ten por cuenta que los derechos que se tenían hasta no hace tanto, fueron conseguidos por la sangre derramada de otros que nos precedieron.
    Has de saber que quieras o no, perteneces a la clase trabajadora; a la de los desheredados. Has de saber que tu enemigo es aquel que te ha hundido en la situación en la que te encuentras; que como bien sabrás, no ha sido la izquierda. El dugongo del Mar Rojo, es lo que se tomó como sirenas; las sirenas, no existen. Otra cosa distinta es que tomes como cierto lo que sale en los cuentos. A base de cuentos mantuvo Scheherezade entretenido al califa Harún al-Rashid en “Las mil y una noches” y con ello salvó su vida; hasta que el califa se enamoró de ella y ya no la podía matar. Has de saber que las hadas en la realidad, eran seres maléficos; no seres bondadosos como dicen en los cuentos. Las hadas, tampoco existen; las ranas no se convierten en príncipe por mucho que las beses.
    Las brujas, si existen.
    Los demonios, existen; cada cual llevamos dentro los nuestros. Quizá necesitemos un exorcismo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook