Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 30
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SEGUIR EN LA LUCHA.

    Dado que esta panda de delincuentes no gobierna para el pueblo español y si para los banqueros principalmente alemanes, con la huelga de ayer y la inmovilidad de la reforma laboral; salen reforzados.
    Rubalcaba no ha dicho esta boca es mía; ¡es que no puede decir nada! A él y a su Gobierno, les hicieron otra en septiembre de 2.010 y por similar motivo. Sí, del Gobierno de Rubalcaba, a esas alturas, Zapatero pintaba poco; en octubre, se confirmó de facto el relevo.

    Según los inspectores de Hacienda, si aflorara buena parte de la economía sumergida, se podrán recaudar 60.000.000.000 de euros; cifra que supone lo que han de recortar los de la gaviota para contentar a los tiburones financieros. Pero…
    ¡Eso no se toca, nene!
    Con haber suprimido el impuesto sobre sucesiones, se ha dejado de ingresar una magra cifra. ¿Qué podría pagar por este concepto un currito que deja su vivienda al hijo?, ¿y un rico que deja un palacete valorado en la tira de millones?. ¿A quienes beneficia la medida?
    Que las SICAV sigan cotizando el 1 %, es potenciar a los muy ricos. Porque dicho sea de paso, estos tienen el principal montante de su capital en paraísos fiscales. Las empresas más punteras del IBEX35, tienen filiales en paraísos fiscales. ¡Si en España no queda una perra! Que no tengan miedo de que se marchen los grandes capitales porque no están en España. Las SICAV, es un paraíso fiscal dentro de España.
    El capital está en manos especulativas, ociosas, muertas; no crean empleo y riqueza.
    El empleo y la riqueza los crean las pequeñas empresas y los autónomos; ni tan siquiera la mediana empresa lo crea. Vemos como el fulano este que representa a las CEPYME, está alineado con la gran patronal del sector. Así, la pequeña empresa y el autónomo, no están protegidos.
    Se dice que esta huelga ha sido sectorial ya que solo ha triunfado en la industria y en el transporte; que el pequeño comercio y los servicios, han funcionado con total normalidad.
    Hay un error de concepto:
    Al que se denomina “autónomo”, es un trabajador por cuenta propia. De ninguna de las maneras es: un empresario. Lo que pasa, es que por parte interesada, se ha hecho creer que lo es. Estos y por regla general, solo responden antes las convocatorias hechas desde los sindicatos amarillos corporativos sectoriales. Luego, pretenden que el conjunto de los ciudadanos se pongan de su parte. Los sindicatos amarillos corporativos, están integrados en su inmensa mayoría por aquellos que están en el escalafón más alto de los asalariados o entre medianos comerciantes y profesionales liberales.
    Que una huelga como la del 29M que ha sido convocada por los sindicatos de clase y algunos nacionalistas, haya conseguido el resultado que sabemos, es todo un triunfo. Si a los servicios mínimos abusivos impuestos por las administraciones, sumamos aquellos que no hacen huelga, desde luego que su incidencia es mínima.
    Mucho se habla de los “piquetes informativos” de los sindicatos; muy poco de las presiones de la patronal que amenaza a sus trabajadores con el despido si secundan la huelga. La mayor parte de los asalariados actuales que trabajan, lo hacen en precario, en precario.

    Se ha instaurado en la sociedad una cosa que vengo oyendo decir a mi madre toda la vida: “El jornal más chico es el que no se gana”. Pero mi señora madre tiene 88 años y es de derechas; nacional-católica.
    Es el discurso de la patronal.
    Pero lo grave de esta situación, es que por parte del trabajador esta consigna la haya asumido. De paso, es esto algo que vienen los clérigos predicando desde sus púlpitos toda la vida; la paciencia, aceptar el lugar que dios ha reservado para cada uno de nosotros, para añadir: “La recompensa será en el cielo”.
    Por eso nos compete seguir en la lucha y desmontar estos argumentos uno tras de otro.
    Los derechos que hoy disfrutan las clases trabajadores, no es una cosa que graciosamente haya sido otorgada por la patronal; ha sido arrancada a base de lucha, de persecución, de prisión, torturas y muerte; desde las barricadas. Y…
    No hay mucha gente dispuesta a poner de relieve estas cosas. La resignación, es la principal enemiga de la clase trabajadora y mucho más de los excluidos sociales.
    Si en algún momento la economía reflota y se crea trabajo, hay un suelo que no saldrá a flote, las más de 2.000.000 de personas que están condenadas a la marginalidad. ¿Acaso esto es aceptable como daño colateral?
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook