Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 29
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    REVENTÓN.

    REVENTÓN.

    A la presa de Tous se le abrió una grieta. La cosa venía de la gota fría que cayó y que no hubo personal cualificado para abrir las compuertas y achicar la riada. La grieta al final quebró del todo y se produjo la mayor inundación conocida.

    Por dos veces reventó el pantano de Puentes que se hizo en el tramo alto del río Guadalentín por encima de Lorca.

    También reventó el “Lagarto de Jaén”. A Jaén se la conoce como la tierra del ronquido.

    “Así revientes como el lagarto de Jaén”; una maldición cualquiera.

    Solo cuando las hambrunas eran insoportables en París y los hambrientos fueron convenientemente espoleados, se asaltó el Palacio de Las Tullerías. Se rompió la presa y la cosa reventó. Los incitadores, los jacobinos; los principales autores los sans-culottes.

    Vayamos al paradigma de la rana cocida:

    En una marmita se echó una rana. Se puso al fuego y al principio con el agua tibia la rana estaba feliz; pero la temperatura del agua iba aumentando. Llegó un momento en que la rana perdió el conocimiento y murió achicharrada.

    Si todas las penurias que se padecen en el mundo en general y en España en particular hubieran venido de golpe, las poblaciones habrían reventado el sistema. Lo que pasa es que ha sido poco a poco como lo de la rana cocida.

    Los llamados a preservar a las poblaciones de tales atropellos, se unieron a los plutócratas viviendo a costa del sistema; a costa del pueblo. No fueron solución sino parte del problema. Una vez los sans-culottes no fueron necesarios para la burguesía, fueron atacados por el ejército y se disolvieron. Algo similar ocurrió con los Caballeros Templarios; habían desarrollado demasiado poder y hasta el papa los temía. Se hace alusión al pueblo cuando se precisa de su concurso para llevar a cabo algunas acciones; una vez conseguido el fin, el pueblo deja de ser tenido en cuenta. “Vótame y te daré la mayor de las felicidades”; cuando el pueblo no vislumbra por ningún sitio la felicidad y se echa a la calle, con los mercenarios cargan contra él. Como los jacobinos en la Revolución Francesa, se instala en nuestros pueblos el régimen de terror; no de miedo, de terror.

    Y esto no revienta.

    La presa construida en la rambla de Algeciras entre Alhama de Murcia y Librilla, está hecha de tierra compactada, no de hormigón. Situada sobre la falla de Alhama de Murcia, la presa de tierra aguanta mejor los terremotos. Además, en su margen izquierda (Librilla), está el monte el Castellar que es de yeso y, el hormigón y el yeso, no se toleran. La presa de Algeciras como todas las presas, tiene sus aliviaderos. Aparte de almacenar el agua proveniente de la cara norte de Sierra Espuña (barrancos de Gebas), sirve de regulación para las aguas del trasvase Tajo-Segura.

    La cuchufleta constitucional de 1978, es una presa de tierra compactada. Es que hasta el complicada una voladura con explosivos. La cosa esa del 78, está conteniendo muy bien al pueblo. Y…

    ¡ESTO NO REVIENTA!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook