Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 14
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    RETORCER EL LENGUAJE.

    RETORCER EL LENGUAJE.

    Donde la espalda pierde su casto nombre, es: ¡EL CULO! (y no le dé más vueltas).

    ¡Qué bonito sería llamar a las cosas por su nombre…!

    El castellano o español, es un idioma muy rico; cada definición suele tener varias acepciones. Siempre es posible encontrar la palabra fetén.

    (Del lat. euphemismus, y este del gr. εὐφημισμá½¹ς).

    1. m. Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante.

    Fuente: DRAE.

    Al eufemismo se une lo “políticamente correcto”.

    Una persona (física o jurídica) puede ser investigada sin estar imputada.

    (Del lat. imputāre).

    1. tr. Atribuir a alguien la responsabilidad de un hecho reprobable.

    Fuente: DRAE.

    Para evitar decir que una empresa está en quiebra, ahora se dice: “El concurso de acreedores”. Lo de quiebra, suena feo y muy radical.

    Para curarnos en salud, a los corruptos que no han sido condenados en sentencia firme le ponemos delante: “presunto”. Aun siendo cogidos in fraganti, se le llama “presuntos”.

    A la deflación se le llama: crecimiento negativo.

    “Cuando sabíamos las respuestas, cambiaron las preguntas”. De lo que se trata es que el pueblo llano no sepa de qué coño están hablando.

    Si ya lo relacionado con la economía es complicado para el común, si empezamos a cambiar las acepciones se convierte en farragoso. Decrecimiento y no le dé más vueltas, es retroceso.

    Se me hace que en los equipos multidisciplinares expertos en mercadotecnia que han sustituido a los ideólogos en las organizaciones sociopolíticas, se han incluido expertos lingüistas fabricantes de eufemismos y de lo políticamente correcto.

    Lo que entiende muy bien el pueblo llano, es el lenguaje llano.

    Cuando mando a alguien a tomar por culo con una caña rajá, todos me entienden. Si digo a alguien hijo de la gran puta, también. Lo de cabrón con pintas, sale a cuenta (cabrón a secas, ya es otra cosa: vayan al DRAE).

    ¿Y si empezamos a llamar a las cosas por su nombre?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook