Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 27
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    QUEDARSE A VIVIR.

    QUEDARSE A VIVIR.

    El pasado es la suma de las vivencias; pasados los cincuenta años, cada arruga en nuestra cara es una vivencia, vivencia que muchos quieren borrar con el bisturí. Se dice que hay que conocer el pasado para no repetirlo.

    La memoria es selectiva y nos trae con cierta facilidad las cosas del pasado que nos fueron agradables; para las desagradables hay que hacer un esfuerzo. Quizá de forma inconsciente, cuando una persona escribe sus memorias “olvida” parte de su vida que no le fue propicia. Hay cosas que no le cuentas ni a tu mejor amigo. Podría ser que las mejores biografías sean las “no autorizadas”. Luego están esas personas que escriben sus memorias como venganza.

    La historia es las memorias colectivas. La historia se puede escribir desde la objetividad o desde la subjetividad; porque ya lo reza el dicho: “Cada cual cuenta de la feria según le ha ido”. La historia general la suelen escribir los vencedores; por eso, la mejor historia sería aquella que escriba alguien que no la vivió, un extranjero por ejemplo. Se dice que la mejor historia de España es la escrita por Hugh Thomas; la más perversa es la escrita por Ricardo de la Cierva, totalmente sesgada.

    “Carpe diem”; captura el presente. “Ahora bien, vivir el presente no es fácil, es una conquista. Porque somos animales que conjugamos no sólo el presente, sino también el pasado y el futuro, lo que implica que nuestro presente está casi siempre trufado de pasado y de futuro”; Maite Larrauri, que escribe una “Filosofía para profanos”.

    El pasado, pasado está; el futuro más cercano que será mañana, cuando llegue, será presente.

    Sin embargo, hay personas que no es que recuerden el pasado, es que se han quedado a vivir en él. Pero no en el pasado reciente, sino en la época imperial. Otros viven en el siglo XIX.

    Desde los siete sabios de Grecia hasta nuestros días, ha habido muchísimos filósofos, pero solo nos ha quedado constancia de los mejores. Y del mismo modo nos ocurre con otros personajes.

    Estamos en el siglo XXI. Aprendiendo de la historia.

    Si analizamos los movimientos sociales del siglo XIX y la filosofía de Marx, veremos que se da una situación similar a la de entonces: la sociedad dual. Los pocos que tienen mucho y los muchos que no tienen nada. No es que vivamos en el XIX, es que la filosofía del XIX es aplicable en el XXI. La filosofía de Sócrates, ha sido de aplicación en todo tiempo y lugar. Sócrates fue maestro de Platón y este de Aristóteles.

    Los paradigmas de la ciencia, hay que revisarlos conforme se van descubriendo cosas nuevas. Con Albert Einstein se tuvieron que cambiar muchos paradigmas. Pero el pensamiento humano es igual hoy que hace veinticinco siglos y la filosofía de Sócrates en su esencia, es aplicable. La mayéutica de Sócrates sirve para abrir las mentes.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook