Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 03
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PRIVATIZA, QUE ALGO QUEDA.

    Ronald Reagan y Margaret Thatcher; dos nombres de infausta memoria.
    Henry Kissinger y la “Operación Cóndor”. Pinochet. Ensayo general de la globalización. El PIB de Chile subió como la espuma al mismo tiempo que subía la pobreza extrema que se sitió en el 48 % de la población. Todo fue privatizado, todo; hasta el agua de lagos, ríos, fuentes y charcos. Glaciales que se destruyen de la mano de Ricardo Lagos Escobar; Michelle Bachelet, más de lo mismo. Amerindios humillados, perseguidos, encarcelados, muertos.
    La Pontificia Universidad Católica de Chile, en 1.956 suscribió un acuerdo con la Escuela de Economía de Chicago y de allí salieron los tiburones chilenos.
    George Stigler y Milton Friedman diciendo: “No es eso, no es eso”.
    Los “Chicago boys” también fueron responsables de lo que aconteció en La Argentina auspiciado por los generales golpistas y posteriores gobernantes.
    Afortunadamente, La Argentina se ha sacudido el yugo; Chile no ha corrido la misma suerte.
    La Merkel y adláteres, están obligando a contemplar en la Constituciones la doctrina neoliberal. Si a la Thatcher se la llamó la dama de hierro, la Merkel es: la dama de acero inoxidable. ¿Cómo puede caber tanta maldad en una persona?
    Al Presidente español no le faltó tiempo para postrarse genuflexo ante los mercados/bancos representados por la Merkel y el Secretario del Tesoro yanqui. Gracita Morales hubiera dicho: “Lo que mande el señorito”. El gallego ambiguo y bocachancla decía que iba a poner en firmes a la Merkel cuando fuera Presidente. ¡Qué cara más dura!
    Lo poco que queda en manos del Estado, va a ser privatizado en breve.
    Lo que acontece en Chile, de inmediato es trasladado a Europa; allá se produce el ensayo. Así, si se prestara más atención a lo que ocurre en este país “cuasi hermano” o más bien: hermanastro, estaríamos en condiciones de aventurar lo que se nos viene encima.
    El 1.999, Marín Villa y Frei Tagle, orquestaron la venta del sistema energético de Chile con ENDESA de por medio; hoy esta compañía en manos italianas, controla el 90 % de la energía eléctrica de Chile. El felpudo de Murdoch en aquellos tiempos mandaba en España y hoy “trabaja” para ENDESA.
    Urdangarín “trabaja” para Telefónica, pero ese es otro cantar. Eduardo Zaplana, también “trabaja” para Telefónica.
    Felipe González Márquez; “trabaja” para Gas Natural/FENOSA.
    Ricardo Lagos Escobar y Michelle Bachelet, son comisionados de la ONU. Paradójicamente, Ricardo Lagos Escobar que autorizó la destrucción de glaciales en Chile, es el representante para el cambio climático. Estos dos insurrectos, son socialdemócratas.
    Y es que los socialdemócratas no están muy lejos de los neoconservadores últimamente. Son un poco más suaves, son: neoliberales.
    Keynes tenía razón
    PAUL KRUGMAN
    Recortar el gasto público cuando la economía está deprimida deprime la economía todavía más
    Publicado en ElPaís.com
    Paul Krugman obtuvo el Premio Nobel de Economía en 2.008.
    Son muchos los economistas serios (que no oficiales) que hablan del keynesianismo sin ambages. Pero claro, para la aplicación de esta doctrina económica, por los menos hay que ser socialdemócrata; con otras doctrinas económicas solo se puede dar lo que se está dando: neoliberalismo puro y duro.
    De comunismo, ni hablamos…
    Los que estamos instalados en la utopía, creemos que otro mundo es posible. No obstante, con los pies en el suelo, aceptamos la socialdemocracia como mal menor. (Sé que esto es heterodoxo desde el comunismo puro).
    Lo más probable sería que aunque a regañadientes la izquierda social aceptaría colaborar con la socialdemocracia si esta se diera; no es el caso tampoco. En España no soplan vientos socialdemócratas precisamente.
    La alienación de las gentes ha sido casi total. Quedamos un reducto de críticos que no aceptamos la imposición que se nos transmite por incontables medios. Lo que pasa es que al parecer cada día somos menos los que nos apartamos de las mayorías. “El que a millones de moscas les guste la mierda no quiere decir que la mierda esté buena”, que dijo el otro.
    Se dice que tenemos la juventud mejor preparada de la historia y que lo tiene mucho más difícil que lo tuvieron sus padres, no van desencaminados. Aproximadamente el 47 % de paro juvenil hay en España.
    Cuando el anhelo de la mayoría es la posesión de cosas materiales que confunden con la felicidad, todo lo se aparte de esa miope visión no es contemplado.
    Todo esto parte de la perversión del modelo educativo.
    Los que manejan los hilos saben a la perfección que una educación de calidad los podría dejar sin argumentos; por esto, los principales recortes se producen en la educación pública. Porque no se quedan en el dirigismo, hay que ir más allá y desmontar el sistema público de enseñanza. Todo está orquestado.
    “Más gimnasia y menos latín”, dijo el franquista José Solís. Y eso que la inmensa mayoría ni recibía clase de latín. La escuela pública era lo que era. ¿A eso caminamos?
    Al estar la sociedad alienada, no se levantan voces contundentes en contra del adelgazamiento del sistema público de enseñanza. La sociedad alienada ve en la escuela pública un aparcaniños.
    Muy pocas fueron (aunque se dieron) las reacciones ente el Plan Bolonia. La universidad pública vendida a la empresa privada.
    Cuando Rouco Varela dice al Gobierno lo que ha de hacer con la educación, pasa lo que pasa.
    ¿Acaso se podría dar en España una reacción estudiantil como la que se da en Chile? La respuesta contundente es: en estos momentos, no. Quizá se tenga que poner la cosa muchísimo peor aún.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook