Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 10
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PRINCIPIO ACTIVO Y EXCIPIENTES.

    Los medicamentos están compuestos de un principio activo y sus excipientes. Por regla general, los excipientes tienen la función de hacer viable la administración del principio activo. Si el medicamento es el entendido como: “compositum”, es que tiene más de un principio activo.
    Desde que Pablo Iglesias fundara el Partido Socialista Obrero Español, le ha pasado de todo, las más de las veces, para mal.
    Al parecer y en estos tiempos aciagos, el principio activo es desechado y en su lugar cobran importancia los excipientes. En una agrupación política, el principio activo debería ser su ideología, luego, las personas llamadas a hacerlo viable, los excipientes.
    Si se cambia el principio activo de un medicamento, será un medicamento nuevo, que quizá tenga que ver con el anterior, pero de todos modos será nuevo. La Cimetidina dejó paso a la Ranitidina partiendo de una base común; se decía que con estos medicamentos se curarían las úlceras gástricas y transcurrido el tiempo sabemos que solo sirve como antiácido; es poco más que el bicarbonato tan denostado por los médicos.
    La marca, una vez ha transcurrido el tiempo y perdida la patente, deja paso al genérico. Hacer alusión al marxismo, es el genérico de la izquierda.
    En la Asamblea Francesa, los estados compuestos por la nobleza y el alto clero se sentaban a la derecha y los estados menores compuestos por agricultores medianos, bajo clero y artesanos, se sentaban a la izquierda. De ahí nace la denominación entre izquierda y derecha. Sin embargo, se ha venido designando como izquierda política a aquellos partidos que tenían como base el marxismo. Esta senda fue abandonada por el PSOE en 1.921.
    Como contraposición al comunismo que había triunfado en Rusia, se dio la socialdemocracia que abominaba de las posturas marxistas radicales.
    Hemos de tener en cuenta que tanto el PSOE como el Partido Comunista de España, parten de la base fundacional de Pablo Iglesias. Lo mismo podría ser reivindicado por unos que por otros. En el PSOE de principios del siglo XX, se daban tres tendencias: los radicales que dieron paso al PCE, los críticos-sindicalistas partidarios de Francisco Largo Caballero y los socialdemócratas de Indalecio Prieto.
    Durante la dictadura de Primo de Rivera, tanto PSOE como UGT, colaboraron con el dictador. Se dio lo que en biología se conoce como mutualismo, ambas partes se beneficiaron del acuerdo. El dictador colaboró en la creación de las Casas del Pueblo y PSOE/UGT contuvieron las huelgas. El PCE era prohibido y perseguido.
    Las diatribas entre los partidarios de Largo Caballero y los de Indalecio Prieto, se mantuvieron durante toda la II República Española.
    ¿Qué le queda al PSOE de aquel que fundó Pablo Iglesias?
    Dado que lo que le queda difiere en mucho de la base fundacional, será un partido nuevo con base en el anterior. Es que en los últimos tiempos, los que median del XXVIII Congreso de 1.979 y el Extraordinario de ese mismo año y nuestros días, se ha ido escorando hacia el neoliberalismo.
    ¿Qué le queda al PCE de aquel que salió de la escisión de 1.921?
    Santiago Carrillo firmó el acta de defunción del PCE el 9 de abril (sábado santo) de 1.977. Sus reuniones con la CIA obraron el milagro de conseguir en cuatro años lo que el dictador no pudo en cuarenta: cargarse al PCE. Luego escribe un libro que se edita en 2.010 en el que dice que el PCE está en peligro de extinción; está en el sitio donde él lo metió.
    Los desheredados hemos perdido demasiado en esta supuesta democracia.
    El espectáculo que está dando lo que queda del PSOE, es muy colorista en los medios de desinformación y manipulación; el rojo de las banderolas es muy pasional y llamativo. Si lo sacamos de eso, no hay nada; humo de paja. Las bases críticas del partido, apenas si tienen voz. Oligarquía.
    No es de marca nueva porque mantiene las siglas, no es genérico porque no mantiene el principio activo; ¿qué es entonces?:
    Es como el ungüento blanco, que ni cura ni mata; está compuesto solo de excipientes.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook