Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    POR UNA CABEZA. (Parábola).

     

    POR UNA CABEZA. (Parábola).
    Muchas veces en las carreras, es preciso recurrir a la foto-finish. Aunque solo sea por una cabeza, la cuestión es ganar.
    En Erandio (Vizcaya) murieron días pasados dos bueyes por las drogas que le habían suministrado sus dueños para aumentar el rendimiento en una prueba de arrastre de piedras; quizá si no hubieran muerto, no se hubiera detectado la droga. Lo que nos viene a decir que no todo vale.
    En las carreras de caballos, los análisis para detectar drogas en los animales, son corrientes. El mundo de las carreras de caballos, mueve muchos millones. Sin contar lo que puede costar un pura raza campeón para dedicarlo a la reproducción donde una dosis de semen alcanza cifras astronómicas. En estos casos, no se recurre a la remonta sino a la inseminación artificial (no hay que desgastar al animal).
    Pero en que un caballo (o yegua) gane una carrera no todo está en la genética, están los cuidados que se le dispensen y la monta del jinete.
    Los caballos de doma o imagen, son otra cosa. También tienen su aquel. El caballo de raza lipizzana con doma a la española, danza en el teatro de Viena. Dicen los entendidos que el mejor caballo de rejoneo, es de raza portuguesa. La estampa del pura raza bereber, es grandiosa. El caballo cartujano, es inmejorable para la doma española. Chabuca Granda nos habló cantando del caballo de paso peruano.
    He conocido los caballos camargue que están en las marismas de la región francesa Camargue-Languedoc y también tienen su razón de ser; son muy resistentes y dóciles, se emplean para el pastoreo de los toros de esa misma región; muchos son los habitantes de la región que tienen algún ejemplar para paseo.
    El caso es que las escuelas de doma se diferencian bastante unas de otras. Hay quienes castigan a los animales y quienes no lo hacen; he visto a un caballo sangrar por las espuelas del jinete ya que el animal se negaba a hacer el piaffe en una exhibición. (Piafar.- El animal mueve patas y manos sin avanzar). En casa de mi abuelo Antonio teníamos una yegua a la que nunca se le pegó (al burro y a la mula, sí; sin hacerlos sangrar, claro).
    Y ahora, comparemos:
    Los que compiten en la cosa política patria, no pasan de pencos.
    En las carreras de estos jumentos, no todos salen del cajón, no hay cajón. Con el fin de que pueda ganar un penco, parte de una situación adelantada. En estas ocasiones, los amos de los caballos deciden la posición de salida. Porque nuestros políticos patrios, tienen amos. Amos que nos son otros que los plutócratas que deciden cuando compiten y cuando no.
    La doma a la española, no se toman los mejores ejemplares cartujanos, algunas veces sacan a una mula. La mula, no toma las bondades de sus padres (caballo y burra, o viceversa), sino que concentra lo peor de cada uno de ellos, no en balde es un animal de carga. Desde luego, no van a danzar estos jumentos en el palacio de Viena.
    La escuela de doma que más se lleva, es la que castiga a los caballos y los hace sangrar, en este caso, los caballos somos todos los que formamos la manada. Con tal de que nos hagan el menor daño posible, les hacemos el piaffe y el passage, y cualquier paso de doma que no esté en los manuales. Entre la manada de caballos, no abundan los de pura sangre, abundan los calabaceros; dóciles a más no poder. Y… ¡castrados!
    Los jumentos españoles, no podrían correr el Grand National. No pasarían del primer obstáculo. Se resisten a saltar pero no abandonan la pista; tienen el pesebre lleno y no van a dejar la bicoca.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook