Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 10
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    ¿PODENCOS O GALGOS?

    ¿PODENCOS O GALGOS?

    – Son podencos.

    – No, que son galgos.

    Vinieron los perros y mataron a los conejos.

    En mi pueblo y discutiendo sobre política, han llegado a las manos. Fue en la calle; si hubiera sido en el bar, hasta podría entenderse. Con el aumento de la ingesta alcohólica, aumenta la vehemencia de la discusión. Las tripas sustituyen al intelecto.

    “¡Sí, qué lo he oído yo en la tele!”. La caja tonta que es perniciosa.

    Si las “tertulias televisivas” de Cuatro· y La Sexta las miro poco; las de la caverna, no las miro nada. Sé que existen porque lo dice Wyoming.

    Salgo de casa cuando tengo que hacer compra, cuando salgo, suelo tomar un café en un bar. El periódico más demandado por los parroquianos, es el Marca.

    No sé dónde se informa el personal.

    Si no es el propio “orador”, es el equipo que le prepara la frase del día. Algo que tenga calado. Ese va a ser el asunto que a modo de mantra repetirán sus feligreses. No pida usted que le desarrollen el asunto porque no saben de qué va. Lo ha dicho su “líder” y esto va a misa. La frase se prepara lo mismo que la intervención del fulano a la hora del noticiero y el en momento de establecer la conexión. Algunas de estas frases, hasta tienen cierta “elocuencia”.

    Movidos por agua, en mi pueblo hubo dos molinos: el molino grande y el molino chico. El caudal, era el mismo; la diferencia estribaba en la altura del salto que movía las piedras; en el molino grande la altura del salto era considerable, además este molino en sus buenos tiempos, de día molía y de noche hacía electricidad. La gente del pueblo comentaba del molino chico que decía: “Haré, haré”. Y, hacía poco. El molino grande molía con cuatro piedras y el molino chico con una o dos. En los años 40, unos usureros y con malas artes, desposeyeron del molino grande a su legítimos dueños. Hidroeléctrica tendió su red por el pueblo y pusieron otro molino movido por electricidad. Los molinos hidráulicos cesaron en su actividad. El refrán dice: “De molinero cambiarás pero de ladrón no escaparás”; los molineros se pasaban con las maquilas, los había que maquilaban dos veces, una antes de que llegara el dueño del grano y otra en presencia de él.

    El que tenga ojos para ver, que vea.

    Andamos a la greña en las presuntas izquierdas sobre si son galgos o podencos; no te preocupes por eso, son: ¡PERROS! Perros y tú in indefenso conejo.

    Los usureros se han quedado con el molino grande.

    Por comodidad y para que vean que somos modernos, hemos recurrido a moler con el molino movido por electricidad. El molino hidráulico, ahorraba mucho en electricidad.

    Por el cambio climático, en mi pueblo no se siembra grano. Como ya no baja agua de Fuente Librilla, tampoco se podría moler con fuerza hidráulica. Lo que sí hay en mi pueblo, es una plaga de conejos…

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook