Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 27
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    PODEMOS.

    (Del verbo podar).

    Clase acelerada de poda.

    Podemos (nosotros).- Primera persona del plural del imperativo del verbo podar.

    La máxima del mal podador es: “La rama que corto no echa”.

    Más que podador, por mi tierra denominamos a estas personas: “Escardador”.

    En esta profesión como en otras, los hay que son buenos y otros que te pueden echar a perder una plantación.

    Hay que diferenciar la poda dependiendo de si son árboles de hoja perenne o lo son de hoja caduca. Los arbustos, tienen otro tipo de poda.

    Se dice por los entendidos que a un árbol de hoja perenne se le puede quitar un tercio de su follaje cada año. En mi pueblo hay un escardador al que llamamos: “El médico de los árboles” y atiende por el mote de: “Paco el de Alejo”. Cuando va a podar un cítrico, antes de cortar la primera rama da un par de vueltas alrededor del árbol; está trazando como ha de quedar después de la poda. El árbol ha de quedar equilibrado para que eche frutos por todas sus ramas igual; si carga más en una rama, se puede destrozar el árbol.

    Cuando el árbol es pequeño, se le da forma, por regla general, se le dejan tres brazos.

    Cada vez que el árbol hace una movida, le empiezan a salir del tronco y de las ramas principales unos tallos que se desarrollan con un vigor extraordinario; les llamamos: chupones. No sirven para nada; hay que quitarlos. Lo mejor es quitarlos cuando empiezan a aparecer ya que se puede hacer con el dedo y de esta manera se impide que quiten savia al árbol; si los dejamos que se hagan grandes, necesitaremos herramientas para quitarlos y se habrán llevado buena parte de la salud del árbol. Los chupones, están cuajados de púas. Los cítricos echan sus frutos en las ramas endurecidas que quedan en los aldares; si quitas esta folla, te quedas sin fruto.

    La poda de los frutales de hoja caduca, es similar. Se hace cuando el árbol está desnudo para que no pierda savia. Los árboles de hoja caduca, retiran la sabia de sus hojas y la almacenan en el tronco para brotar en primavera.

    Si en los árboles frutales la poda se realiza para que sigan dando fruto, en los ornamentales se hace para que mantengan su fronda. Son podas distintas. También es distinta la poda de arbustos como son los rosales.

    Lo que más nos interesa en los árboles y arbustos ornamentales, es que no se haga viejo. Siempre debemos dejar ramas para que de ellas salgan brotes nuevos. Si nos limitamos a cortar ramas sin control, el árbol nos durará poco tiempo.

    Hay que tener cuidado de no ponerse en la rama que vas a cortar; vas a ir al suelo, seguro.

    Los podemitas deberían hacer un curso de poda que imparte de forma gratuita la Consejería de Agricultura. Que aprendan de la naturaleza. Y recuerden la máxima del mal podador: “La rama que corto no echa”.

    Es que muchas veces se confunde lo ecológico con lo abandonado.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook