Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 20
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NO LOS INSULTO (Que conste).

    Se entiende como pendón a una banderola que es más larga que ancha, suele servir de distintivo para compañías o regimientos militares y también para las cofradías religiosas. Pero también se aplica a mujeres de moral distraída o a personas de vida irregular y desordenada. La cosa cambia cuando a pendón se le agrega: “desorejado”.
    Se dice que es cabrón aquel que consiente el adulterio de su mujer. La cosa cambia cuando le añadimos: “con pintas”.
    Así las cosas, es el apellido que se le pone a lo que podemos llamar insulto aunque yo creo que es la manera fetén de definir a las cosas.
    Tengo bastantes amigos árabes a los que por lo complicado para mí de decir sus nombres les suelo llamar: moro. Ninguno de ellos se ha ofendido por ello. Porque la cosa estriba en la intención que se pone a la hora de decir las cosas y mis amigos árabes saben que se lo digo desde el cariño y el respeto. “Moromierda” es un insulto de todas todas. Cosa de apellido.
    Los fachas de mi pueblo, cuando se han referido a mi persona me han designado como: “Rojomierda”. Pero lejos de ofenderme, me halagan. También me llaman mosca cojonera y cuando abrí mi primer blog en junio de 2.008, lo puse como identificativo. http://lacomunidad.cadenaser.com/la-mosca-cojonera
    Cuestión de percepciones también.
    Cuando yo escribo: “tonto de los cojones”, témelo como lo que quiera, pero es que considero que lo es. Y es que el DRAE en su primera acepción entiende como tonto al falto o escaso de entendimiento o razón.
    Las cosas, no suceden o son porque sí, lo son como consecuencia de algo. Los niños pequeños son los que al no saber dar una explicación dicen porque sí.
    En estas estamos cuando hemos de retroceder al siglo XVIII, el de las luces o la Ilustración. En la Revolución Francesa se sustituyeron en las hornacinas a dioses o santos por otra diosa llamada: Razón.  
    Creer a pié juntillas lo que sale en los medios de desinformación y manipulación, es como poco ser escaso de entendimiento o razón; eso si no es totalmente falto de razón.
    Las cosas han de ser analizadas desde la lógica y la ética; ambas son subsidiarias la una de la otra.
    Merkozy hablan de que hay que incentivar el crecimiento y crear empleo. ¿Ahora?, ¿no llegan cuatro años tarde? …
    Como vemos, las recetas aplicadas no son la solución y dan la razón a los economistas “no oficiales” que apuntaban en esa línea. De esta manera, son tontos de los cojones o tontas de los ovarios los que han creído la falacia del recorte presupuestario y la reforma sangrante de las condiciones laborales. Yo que no soy economista, si considero la necesidad de aplicar las políticas económicas de Lord John Maynard Keynes. Y es que fueron estas y no otras las que ayudaron a salir de la tremenda depresión del 29. Todo lo demás, es tomar por más tontos de lo que en realidad somos a los sufridos en otro tiempo ciudadanos y ahora reducidos a esclavos del gran capital.
    Así las cosas, Montoro es un pendón desorejado.
    Así las cosas, Rajoy es un cabrón con pintas.
    Así las cosas, si el neoliberalismo triunfante en Europa es una ignominia, el neoconservadurismo que emana de FAES, es la perversión absoluta.
    Hace alrededor de un año que un dirigente de la izquierda real dijo que el programa oculto del gallego ambiguo y bocachancla era el explícito de Zapatero; se quedó muy corto. Sencillamente, no tenía programa; lo que los de FAES manden y, estos a su vez reciben instrucciones de los halcones yanquis.
    Desde el 11 de marzo de 2.004, la mentira ha sido la seña de identidad del partido de la gaviota (ave de rapiña y carroñera que gusta de los basureros incluido el Brugal). Mentiras que siguen estando a la orden del día después de 60 días de ganar unas elecciones. La principal de las mentiras del gallego ambiguo, es la de decir que daría la cara y anda escondido. De cobardes se ha escrito mucho más que de héroes. “Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”, dijo su madre a Boabdil “el chico” cuando perdió Granada. El actual Gobierno del Reino de España es una jaula de grillos. Y lo es porque el más incapaz (siendo una sarta de incapaces) de todos ellos, es el Jefe de Gobierno.
    “Yo mandé mis barcos a luchar contra hombres, no contra los elementos”, al parecer fue lo que dijo Felipe II después de la derrota de la “Armada invencible”. Cuando se pone al frente de la flota al duque de Medina Sidonia que era un inepto total y además se mareaba en los barcos, no se podía esperar otra cosa. Mientras que la armada caía, Felipe II rezaba el rosario. Hoy, la reina de Europa, es otra. Su católica majestad, sigue recibiendo las bendiciones del papa.
    Para luchar contra los elementos, hay que poner al frente de la armada a los mejores. No es el caso. Los que hoy copan todos los cargos de las oligarquías que son las cúpulas de los partidos políticos al uso, no han hecho otra cosa en su vida que ser políticos. Que en principio, no es malo de suyo; lo que sí es malo es pensar que lo saben todo y como consecuencia de esto querer controlarlo todo a su antojo. La elección de los que dirigirán todas las facetas del poder directo, no se hace en función de su saber, se hace en función de los servicios prestados al aparato oligárquico. Es que no es ni siquiera por servicios prestados al partido, sino a la oligarquía dominante. Y así nos luce el pelo.
    Todos somos necesarios y nadie es imprescindible.
    Pero en política los hay que se creen imprescindibles y en su megalomanía, tienden a mirar a los demás por encima del hombro; ¿cómo habrá llegado la humanidad a este punto sin ellos?
    De esta manera, los llamo pendones desorejaos y cabrones con pintas. Es que les viene al pelo.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook