Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 15
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Política.

    NO ES UN LUNES CUALQUIERA.

    NO ES UN LUNES CUALQUIERA.

    En muchas ciudades y pueblos de España, hoy empieza un tiempo lleno de ilusión y de esperanza; la esperanza que es verde (que no azul).

    “Sentadito en la escalera

    esperando al porvenir y

    el por venir nunca llega”.

    Copla popular.

    Pero… Hay que dar tiempo al tiempo.

    Muchos de los nuevos equipos de gobierno se van a encontrar al llegar a los ayuntamientos un solar con escombros. Ruina absoluta.

    En un mitin que di en 2003 en que iba en la lista de IU, dije que como no sabíamos cómo estaban las cuentas, no podíamos prometer hacer muchas cosas, lo que sí podíamos prometer es: trabajar honradamente por el pueblo de Librilla. Me consta que en muchos ayuntamientos la cosa será así.

    Hay cosas que se pueden hacer que no cuestan dinero. Mucho trabajo, sí; dinero, no.

    Sin dilación alguna, hay que ordenar auditorías externas para dar claridad a lo que ha venido siendo opaco. En la mayoría de ayuntamientos, hace muchos años que no se ha presentado una liquidación de presupuesto. Cosa esta que nos lleva a pensar que la deuda acumulada ha de ser muy grande; hasta puede ser que el ayuntamiento esté en bancarrota. Sin dilación alguna, se debe ordenar el cambio de muchas cerraduras. Tampoco estaría de más, cambiar los sellos y estampillas (para que no se pueda seguir emitiendo documentos falsos).

    Una vez que sepamos la situación económica del ayuntamiento, estableceremos las prioridades. Podría darse el caso que todos los impuestos que se recaudaran hubiera que destinarlos a pagar la deuda.

    Hay que hacer: tabla rasa.

    Aparte de limpiar los cristales, en los ayuntamientos ha de haber total transparencia de gestión. Los cargos electos no deben olvidar que solo son gestores de la cosa pública. Los elige el pueblo y les paga el pueblo. Por eso los ciudadanos, han de saber en todo momento qué están haciendo los gestores.

    Desde luego que hay que eliminar todo personal superfluo de esos “expertos” contratados a dedo. Los funcionarios suelen estar preparados para llevar a cabo las decisiones que adopten los políticos; si no hay personal de carrera suficiente, se convocan oposiciones libres para cubrir la carencia. Los “expertos”, sobran.

    Como decíamos más arriba, hay que dar tiempo a los nuevos gestores. También hay que darles apoyo, que no quede la cosa en depositar un voto en la urna. Un alcalde ha de sentirse arropado por sus vecinos de manera que no decaiga su ánimo. Entre el pueblo y el alcalde, ha de haber apoyo y respeto mutuos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook