Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 27
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    MIS PRINCIPIOS.

    MIS PRINCIPIOS.

    (Son estos y no tengo otros).

    Los que me leen saben que no soy de patrias, ni grandes ni chicas; mi universalismo me lo impide. Allí donde haya una persona que sufre, ahí está mi patria. Filantropía.

    Cuando en los 80 realicé el Curso de Acceso a la Universidad para mayores de 25 años con la UNED, descubrí la historia real y no la que me había suministrado el régimen fascista. Ahí inicié mi conversión abandonado para siempre el nacional-catolicismo. Paulatinamente me fui radicalizando hasta llegar al radical de izquierdas que soy hoy.

    Lo que es a lo republicano-federalista, no tuve que mudar, siempre lo he sido.

    Soy el garbanzo rojo de la familia.

    No soy de izquierdas porque lo fueron mis mayores; en mayor o menor grado, todos son de derechas. El único socialista antes que yo de la familia, fue mi abuelo Rosendo que murió en 1935 de un cáncer de estómago.

    Al renunciar al nacional-catolicismo, renuncié a los privilegios y prebendas que este me ofrecía. Entendí que al que a buen árbol se arrima, buena cagá de pájaro le cae. No tengo nada porque lo he dado todo.

    Tengo una verdad, que es la mía; la que me he labrado barajando verdades. Podría darse el caso que tu verdad y mi verdad se juntasen para buscar la VERDAD. Pero estoy seguro que la VERDAD, no existe. La verdad es subjetiva, habrá tantas verdades como individuos haya; cuando muchos comparten “una verdad”, se da el pensamiento único; pensamiento secuestrado.

    Equivocado o no, hago las cosas según mi leal saber y entender. No busques en mi doblez porque no lo hay. Jamás he pisado cabezas ajenas; tampoco gasto cilicio.

    A lo largo de mi vida, me he caído muchas veces; pero siempre me he levantado, quizá con algún hueso roto, pero me he levantado. Soy un animal que ha tropezado varias veces en la misma piedra.

    No se da la bondad cuando se hacen las cosas esperando recibir algo a cambio; eso, es interés. He antepuesto el interés ajeno al mío propio. He hecho y hago cosas que no haría si me pagasen por ello.

    Pues todo esto, no me da la felicidad; cuando veo a personas moribundas por las hambrunas o por falta de una miserable vacuna, sufro enormemente. Quizá esa personas tengan la piel diferente a la mía, pero son mis hermanas. Soy pacifista, pero cuando veo la miseria mundial, no me importaría tomar un AK47 y resolverlo a base de tiros. Sé fehacientemente que mi enemigo son los plutócratas; habría que echar a los mercaderes del templo.

    Me he formado en el humanismo cristiano y, donde hubo, siempre queda. Uno de mis ídolos que es el Che Guevara, siendo ateo, decía que lo que estaba escrito en el “librito”, a él le valía. Me sé el “librito” de la A a la Z. Como soy ateo, no creo en la divinidad de Jesús de Nazaret; pero me gusta muchísimo su filosofía; si haces lo que pone en el “librito”, serás buena persona. Lo perverso, no es lo que pone en los evangelios; lo perverso es la lectura que los que se autoproclaman su franquicia, hacen de él; como decía el propio Jesús, “lobos con piel de cordero”; sepulcros blanqueados.

    Si escribo todas estas cosas, es para que mis posibles lectores no se llamen a engaño.

    ¿Y usted me pregunta que por qué soy comunista?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook