Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 02
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    MI TÍO "EL REPUBLICANO".

    MI TÍO “EL REPUBLICANO”.

    A mi tío Antonio lo llevaron a la guerra con 18 años recién cumplidos, había nacido en enero de 1920. Estuvo en la batalla del Ebro. Con 18 años, estaba raquítico de tal forma que le sobraba fusil por arriba y por abajo. Fue herido en combate (creo que en el frente de Teruel) y murió llevando metralla en el brazo y el muslo derechos. Fue llevado al hospital de Valencia. Cuando se encontró con fuerzas, se quiso escapar y fue cazado; entonces fue cuando lo enviaron al frente del Ebro. Fue hecho prisionero y fue a parar a un campo de concentración en Navarra. Cuando regresó a casa a primeros de 1941, mi abuela no lo conocía; había crecido bastante aunque estaba flaco, era más corpulento. Venía sucio y harapiento. A finales de 1941, lo enviaron a Ibiza a hacer el servicio militar; 44 meses de mili (3 años y 8 meses). Lo que más tuvieron en Ibiza fue: ¡hambre! Algunas noches iban a robar chumbos.

    Leo en nuevatribuna esto:

    [El último superviviente de “la Quinta del Biberón”.

    Manuel Gallego-Nicasio es el único superviviente de la conocida como “la Quinta del Biberón”, un grupo del ejército republicano formado por jovencitos menores de 18 años, que lucharon hasta morir por un ideal].

    ¿Luchar hasta morir por un ideal?, no sé, serían los otros, mi tío: NO. Mi tío no sabía absolutamente nada de política ni el por qué él estaba en las trincheras; a decir verdad, le faltaba un hervor. Mi tío como otros muchos, fueron carne de cañón; en el caso de mi tío: carne de mortero.

    De lo que no cabe la menor duda es que, mi tío Antonio estuvo en el bando perdedor. Mi tío relataba que algunos compañeros suyos quisieron pasarse al bando de los golpistas cruzando el Ebro a nado; los remolinos traidores, acababan con su vida. Lo que relataba mi tío, era horripilante. Los moros les quitaban cualquier cosa de valor que llevaran encima.

    No sé si el tío Ángel Mora fue a la guerra voluntario; pero me relataba como con su ametralladora barría a los moros que subían por una ladera; que mató a unos cuantos. No relataba esto apesadumbrado; todo lo contrario.

    El caso es que perdieron la guerra y pagaron las consecuencias.

    “Al cobarde le queda la vida y al héroe la eternidad”.

    https://youtu.be/rO3ytWP9i78

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook