Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 19
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    MI CASTA.

    MI CASTA.

    Los Lara de mi familia, proviene de una saga de hidalgos castellanos. Pero mi bisabuela Gertrudis Lara Cayuela fue repudiada y desheredada por su padre al casarse por amor con mi bisabuelo que era guarda jurado. O sea, que la heráldica, no me llega; mi bisabuela empezó a ser noble cuando se casó por amor. Mi bisabuelo Juan José Balsalobre Ballester, era un hombre serio (quizá demasiado), cuando hablaba, más que hablar, emitía sentencias. Mis bisabuelos con ocho de sus hijos, emigraron a São Paulo a primeros del siglo XX, los dos hijos mayores, se quedaron aquí. En 1918 regresaron a Librilla acompañados de mi abuela Gertrudis.

    Mi abuelo materno se llamó: Rosendo Rubio Fenollar. Esta rama Fenollar llegó a Murcia a través de Valencia siendo el apellido quizá oriundo de Mallorca o Cataluña. La familia Rubio-Fenollar, fue de terratenientes. Mi abuelo llegó a un entendimiento con sus hermanos que se hacía cargo de sus padres y de la herencia; debió aceptar la herencia a “beneficio de inventario”, no le quedó nada.

    Los Rodríguez a los que pertenezco, son de Lorca. Mi padre nació en la sierra de la Almenara en el término municipal de Lorca. Mi abuelo Antonio era de “El Hinojar” (Fenollar en catalán) y mi abuela María Agustina de “Campo López”. El padre de mi abuelo se llamó: Tomás Rodríguez Gilbert. Mi abuelo Antonio Rodríguez Carrasco, vendió las pocas posesiones que tenía en la sierra y se bajó a Librilla (a 40 km de Lorca).

    Por razones de trabajo, mis abuelos Rosendo y Gertrudis estaban viviendo en Alguazas (Murcia), por ese motivo, mi madre nació en ese pueblo en 1924.

    Mi madre ha padecido a lo largo de su vida lo que no está en los escritos. Mi abuelo Rosendo murió por un cáncer de estómago el 20 de enero de 1935; mi tío Rosendo que era el último de sus hijos, nació el día 22. Mi tío Antonio que era el mayor, contaba con quince años recién cumplidos. Mi abuelo Rosendo tenía 38 años y mi abuela Gertrudis, 39. Mi madre quedó huérfana a los once años. Si la guerra fue mala, la postguerra fue peor. Sus comidas eran principalmente de hierbas del campo cocidas, algún nabo y “pan” de harina de cebada cuando se pillaba. Ya de casada, contó con que mi padre no era un varón al uso; le ayudaba en la casa. Mi padre fue un bendito; pudo haber una persona igual de buena que él, más buena: ¡imposible!

    Tanto mis abuelos como mis padres, han sido jornaleros que han procurado siempre vivir honradamente sin entrometerse en vidas ajenas.

    ¡ESTA ES MI CASTA!

    Como es natural, ando con la cabeza bien alta y presumiendo de casta.

    Es cierto que el sentirse honrado de pertenencia a determinada casta, es muy subjetivo. Lo más seguro que Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola O'Shea estará orgullosa de la suya.

    Decía al inicio de este escrito que para mí mi bisabuela Gertrudis Lara Cayuela empezó a ser noble cuando rechazó el bienestar que le ofrecía la casa Lara para casarse por amor. Esta es pues, la verdadera nobleza. Si esta es la nobleza, no menos noble es vivir honradamente aunque no comas todos los días. Venderse por un plato de lentejas, es vil y ruin; aunque tengas un chorro de apellidos nobiliarios, es vil y ruin.

    ¿A qué casta pertenece usted?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook