Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 11
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LO QUE CORRESPONDA.

     

    LO QUE CORRESPONDA.
    “El que de joven no es de izquierdas, es que no tiene sangre en las venas; el que de viejo no es de derechas, es que está loco”; este es un comentario que un amigo me dejó a un artículo en mi blog de la SER.
    Pues estoy loco, muy loco.
    Cuando era joven, no corrí delante de los grises ni de la Guardia Civil. Era un joven de orden y me regía por el código familiar nacional-católico. Ahora de viejo, es que no puedo correr, mis piernas no me lo permiten. De todos modos, no salgo a las manifestaciones a hacer bulto, si vamos a hacer algo serio, voy aunque reviente. Después de cumplidos los cincuenta, empecé a ser el joven que nunca fui. A mi edad, no espero cambiar. No soy seguidor del Mahatma Gandhi y si de Ernesto Guevara de la Serna, el Che. “Más vale morir de pie que vivir una vida entera de rodillas”; Emiliano Zapata.
    ¿Qué clase de juventud hemos creado?
    Dicen que tenemos la juventud mejor preparada de toda nuestra historia. Debe ser que poseen más conocimientos que los anteriores, porque lo que se dice preparados, no están. Muchos de nuestros jóvenes se han llevado sus conocimientos al extranjero y de los que quedan, la mitad están en el paro. La pensión del abuelo, no da más de sí. Puesto que no tienen trabajo, podían pasar el día cortando calles y carreteras; bloqueando las puertas de las instituciones públicas. Y sin embargo, están narcotizados.
    La juventud es el futuro y el futuro está inerte.
    No pido a la juventud que luche por mí, le pido que luchen por ellos mismos. Si no son capaces de darle la vuelta a la tortilla, se van a quedar sin tortilla. Les vendría bien tirar los dispositivos móviles a tomar por culo y planificar su futuro. ¿No les da vergüenza ver a los Yayoflautas defendiendo sus derechos?
    ¡Ay, los hijos de la LOGSE!
    Entre los jóvenes y los viejos, hay una generación que no se ha preocupado por el futuro, los que han dado lugar a que cada día se pierdan derechos que tanto costó conseguir. Tuvieron vehículos de gama alta y con esto ya estaba todo conseguido. Y ahora el paro, castiga precisamente a estos con mayor dureza; los mayores de 45 años, tienen el porvenir muy negro.
    Los sindicatos están gestionando una limosna. Parados de larga duración. Parados de larga duración que no van a conseguir trabajo en lo que les queda de vida; excluidos sociales.
    Le petit Sarkozy dijo que había que refundar el capitalismo cuando empezaron las crisis, y lo han hecho; ahora estamos mucho peor. Los que estamos por la ruptura del actual sistema, no somos tenidos en cuenta; gusta mucho más el canto de sirena. Para que el sistema no caiga, se le van haciendo parcheos.
    La perversión del lenguaje y lo políticamente correcto.
    El lugar donde la espalda pierde su casto nombre es: ¡el culo!
    Se han incorporado al lenguaje popular términos que solo son entendidos por determinados sujetos de las altas finanzas. Se habla alegremente del PIB sin saber qué cosa es esta. Cuando habla del ministro Montoro, no entiende lo que dice ni él.
    Es todo un poema ver a un currito hablando de macroeconomía. La que me interesa, es la microeconomía; la que me dice lo que cuesta hacer la compra. Me interesa la microeconomía que me hacer mirar el futuro de mis hijos con tristeza.
    Si un sujeto es un cabrón con pintas, pues se le dice y en paz. El corrupto, no es sino que un ladrón. Ha estado robando de las instituciones que son de todos nosotros. ¿Qué es eso de corrupto?, ¿y lo de “presunto”? ¡LADRÓN! Se dice que se atenta contra el honor del fulano, pero, ¿es que tiene? Las personas honorables, no roban.
    ¿Qué nos corresponde hacer ahora?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook