Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 29
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA CLOACA.

    Corría el año 67 y yo estudiaba formación profesional con los jesuitas en Alcantarilla (Murcia), don Santiago era el profesor de dibujo:
    - Don Santiago, háblenos de política.
    – Mirad, hijos: lo más hermoso que ha en la vida, es la madre; le colocas detrás política y se convierte en suegra.
    A estas alturas, me parece que don Santiago tenía mucha razón.
    político, ca.(Del lat. politĭcus, y este del gr. πολιτικός). 8. f. Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos. 10. f. Cortesía y buen modo de portarse. política de avestruz, o política del avestruz.1. f. táctica de avestruz. DRAE.
    república.(Del lat. respublĭca). 5. f. Causa pública, el común o su utilidad. ~ de las letras, o ~ literaria.1. f. Conjunto de las personas dedicadas a la literatura o a otras actividades humanísticas. DRAE.
    Res pública; cosa pública.
    De todas las acepciones que nos presenta el DRAE, me he quedado con aquellas que más se ajustan a día de hoy a las definiciones de político y república.
    decencia.(Del lat. decentĭa).1. f. Aseo, compostura y adorno correspondiente a cada persona o cosa.2. f. Recato, honestidad, modestia.3. f. Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de las personas. DRAE.
    honesto, ta.(Del lat. honestus).1. adj. Decente o decoroso.2. adj. Recatado, pudoroso.3. adj. Razonable, justo.4. adj. Probo, recto, honrado. DRAE.
    Si nos fijamos bien, decencia y honestidad, es lo que falta a los políticos que copan las cúpulas oligárquicas de los partidos al uso.
    No me refiero ni de lejos a los militantes que de buena fe hacen suyas las doctrinas del los partidos políticos al uso. Esto es otro mundo aparte.
    Cuando la democracia se corrompe, surge la oligarquía y la demagogia. Creo que en esto nos encontramos sumergidos.
    Hay una figura forense que podemos aplicar para la forma que habrá de comportarse el político: “Como diligente padre de familia”. Los “padres de la patria”, no llegan ni a padrastros.
    Como si se tratara de la obra de Shakespeare “Hamlet, príncipe de Dinamarca”, se ha suministrado veneno a Hamlet y ahora gobierna Claudio. Como sabemos, Hamlet es una tragedia.
    Los pueblos de Europa en general y España en particular, están gobernados por tiranos reyezuelos vasallos de los plutócratas.
    La semana pasada recibí un correo en el que se hablaba de la conversación entre Colbert y Mazarino en la época de Luís XIV de Francia, no puede ser más esclarecedora:
    “Mazarino: Colbert ¿Tú piensas como un queso de gruyere o como el orinal de un enfermo? Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres. Son todos aquéllos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a ésos a los que debemos gravar con más impuestos. Ésos, cuanto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos. Son una reserva inagotable.”
    Esto es tenido en cuenta en las cloacas del poder; todo es pútrido y hediondo.
    En las consultas populares, lo que se decide es quien queremos que nos robe; unos robarán más y otros robarán menos, pero robar, roban. No lo hacen como el que se lleva un coche que no es suyo, lo hacen mediante leyes que benefician a determinados grupos de poder. Y lo peor de todo, es que les seguimos el juego.
    El grandioso escritor y mejor pensador, don José Saramago, escribió: “Ensayo sobre la lucidez”. La cosa estriba en el voto en blanco.
    Como cuando salen a manifestarse los indignados les zurran de lo lindo, pues no salimos no vaya a ser que nos arreen a nosotros. ¡Si, si, que lo hagan, que lo hagan!. Pero yo me quedo en casita para verlo en la tele. Luego muchos dicen: ¡Qué le vamos a hacer, pues votaremos a este que me cae simpático! De esta manera, entramos en el engranaje de la corrupción del sistema.
    Y entregamos con el voto nuestra alma al diablo.
    ¡Qué hermosa fue la revolución de los claveles!
    «"Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron" ».
    Thomas Jefferson.
    No andaba escaso de razón el tercer presidente de los USA.
    Pero si nos fijamos bien, no solo son las instituciones bancarias lo que tienen para hacernos entrar en su juego; cuando nos desviamos, cuentan con ejércitos enteros listos para el combate. Policías y ejércitos velan porque se cumplan sus deseos. Es por esto que considere hermosa la “Revolución de los Claveles”.
    Ejércitos y policías que deberían velar por el bienestar de sus conciudadanos, se convierten en represores que los esclavizan. Pierden su capacidad de sentirse pueblo. Antaño se denominaba al conjunto jerarquizado del ejército como: Ministerio de la Guerra, hoy se ha edulcorado y se denomina: Ministerio de Defensa. Pero según vemos, no tenemos que defendernos de nadie, lo que se hace es agredir y someter a otros. Y cada vez los gastos en armamento y ejércitos crecen y crecen. Y esto es en detrimento de otras partidas que podría paliar las situaciones de pobreza que se vienen dando.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook