Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 12
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    HECHOS CONSUMADOS.

    HECHOS CONSUMADOS.

    Tú lo haces y el que venga detrás que arree. “Maricón el último”. (El globo sonda, es otra cosa).

    ¿Se han dado cuenta de lo feas que son la mayoría de esas cosas que ponen en las redondas? Hacen daño a la vista. Y ahí está eso; ¿no han pensado en quitarlo?

    Cuando asistimos a la voladura controlada de un edificio, vemos lo eficaces que son algunas personas con unos kilos de dinamita. El mérito lo va a tener el que tenga que retirar los escombros; gestionar las toneladas de hierro y hormigón que quedan en el solar, es complicado. Algunas veces, es más barato conservar que destruir; otras, se hicieron desde la premisa: “Mantente mientras cobro”.

    ¿Cómo vamos a gestionar los escombros de este solar patrio en que han convertido a España neoconservadores y neoliberales? La voladura, ha sido bastante sencilla; han bastado cuatro leyes en el Parlamento.

    - ¿Quién mató al Comendador?

    – Fuenteovejuna, señor.

    Si los autores fueron unos, los cómplices necesarios, fueron otros. Unos por acción y los otros por omisión.

    Cuando se ha estado tanto tiempo legislando contra el pueblo, ¿se pude considerar al Congreso y al Senado asociación de malhechores?, ¿se pueden considerar a los gobiernos inductores del delito al proponer esas leyes?

    Si la voladura del Estado social y de derecho se hubiera hecho de golpe como se hizo en 1936, hubiera producido pavor en sus gentes. Por eso, la voladura se ha venido haciendo por sectores con pequeñas cargas de explosivo; poco a poco, hoy una cosa y mañana otra. Las víctimas disfrazan como pueden a base de dignidad las heridas percibidas.

    Hemos padecido y padecemos las políticas de hechos consumados.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook