Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 03
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    HARÉ.

    HARÉ.

    (Futuro imperfecto).

    Harás, ¿qué?

    “Arracada de caballo y parada de burro viejo”; que reza el dicho.

    Estamos en ello… Lo tenemos que estudiar…

    Tengo fijación con la conjugación de los verbos en modo imperativo que es una cosa que pocos hacemos bien.

    Haz tú. Hagamos nosotros.

    Es que te estoy dando una orden.

    Lo que aparece en un programa electoral, no hay que estudiarlo; hay que hacerlo. Se entiende que cuando lo pusiste en el programa lo tenías estudiado. Es que hasta debes tener estudiadas las contingencias que se pudieran dar; como por ejemplo, que tengas que establecer pactos. El plan B.

    Yo habría hecho. Condicional perfecto.

    Yo habría hecho si no fuera porque…

    Pues tu obligación, era por lo menos intentarlo.

    Son cosas que se ponen en un programa para rellenarlo, que quede progresista. Por supuesto que no se pensó en aplicarlo.

    Yo habré hecho. Futuro perfecto.

    Se presentan las propuestas a salto de mata. Solo se conjuga el presente. Hay que consultar al oráculo que son las encuestas y sobre esto, se va adaptando el programa. Si detrás de un programa hubiera una ideología bien definida, sería un programa perpetuo. Mi ideología comunista me dice que hay que redistribuir la riqueza; luego, encargaré a los técnicos que lo lleven a cabo. No soy economista, pero sé lo que quiero hacer.

    Yo hice. Pretérito perfecto simple.

    Hice lo que prometí hacer. Trabajar honradamente a favor del pueblo. Defendí mi postura a brazo partido.

    El partido, nunca puede estar por encima de la ideología que le es propia. Sus componentes, menos aún. Demasiadas veces el partido gira alrededor de una oligarquía que lo utiliza para beneficio propio.

    Hubo un tiempo en que se decía: “Pasas más hambre que un maestro de escuela”; sin embargo, había maestros. Vocación se llama a eso. Pues del mismo modo hay personas que se dedican a la política por el solo afán de ser útiles a la sociedad; no buscan sueldos ni sillones, no buscan prebendas. Son estos los que defienden las ideas por encima de las conveniencias, son vocacionales. ¿Por qué sino se dedica un catedrático de química inorgánica a la política? No sé cuánto cobra un catedrático de química inorgánica, será algo más de mil euros; no creo que necesite la política para vivir con cierto desahogo. Y se dedica.

    Hagamos nosotros. Primera persona del plural del imperativo del verbo hacer.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook