Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 24
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿FELIZ NAVIDAD?

    <!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]--><!--[if gte mso 9]> <![endif]--><!--[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;} <![endif]-->

    Esta noche es Nochebuena y mañana Dios dirá…

    Durante la Primera Gran Guerra y en el frente franco-alemán, a iniciativa de dos tenientes se da una tregua el 25 de diciembre de 1.914, como es natural, irrita a los superiores. Durante unas horas los soldados contendientes se dan la paz y comparten víveres. Los soldados franceses son enviados al infierno de Verdún como represalia. Esto fue llevado al cine por Christian Carión en una magnífica película de 2.005.

    Ahora, en los frentes abiertos, no habrá tregua alguna; la muerte no puede esperar un día.

    Tampoco las hambrunas darán tregua. No habrá un reparto masivo de ayudas aunque sea Nochebuena. Los donativos que se venían dando por estas fechas a las distintas ONG, como estamos en crisis, serán exiguas si es que se llegan a dar. Nuestras conciencias se ha relajado; esto y que los que más han venido dando tampoco tendrán mucho para compartir.

    Para disfrazar la cruda realidad y en los últimos tiempos, se hace uso y abuso de los eufemismos, así, el asilo pasa a llamarse: “Residencia de ancianos”. Los ancianos del asilo en compañía de otros ancianos, celebrarán la Navidad, solos; en compañía de otros, pero solos. Recordarán si no padecen del mal de Alzheimer los años en que en la casa paterna se reunían todos para celebrar la Nochebuena. Si la economía no daba para pavo, sería gallina. El posible, solo posible, que el día de Navidad venga al asilo a visitarlos alguno de los hijos. Con muchas prisas, eso sí.

    Siguiendo con los eufemismos, a esos pobres de solemnidad que malviven por las calles de pueblos y ciudades, en lugar de mendigos o menesterosos, se les llama: “Los sin techo”. Sin techo y sin nada que llevarse a la boca, claro. Estos “sin techo” estarán acompañados del mejor amigo que se pueda tener: un perro. “Jesús abandonado” y otras asociaciones similares, pondrán algún plato más en semejante noche.

    Los mercados/bancos, tampoco van a dar tregua.

    En los restaurantes y hoteles de lujo, no van a notar la crisis. Los dirigentes políticos y sindicales, tampoco van a notar la crisis.

    El tipejo gordo vestido de rojo símbolo del capitalismo salvaje, hará su agosto en diciembre. San Cortes Inglés y otros santos de su calaña, harán su agosto en diciembre.

    Como estos días son de pasarlos en familia, las putas verán mermados sus ingresos. Una tremenda soledad inundará sus cuerpos de compraventa.

    Lo que es señal imperecedera de estas fiestas, es la hipocresía en grado sumo; hoy te deseo paz y felicidad, mañana, si se tercia, te apuñalo por la espalda. Y es que en estos tiempos aciagos en que vivimos, solemos llevar escondido un puñal en la manga, no un as, un puñal que es más efectivo.

    Hágame usted un favor:

    Si es por cumplir con las normas de urbanismo, no me felicite la Navidad ni me desee prosperidad para el año que viene.

    Si de corazón lo hace y porque me valore; muchísimas gracias.

    Todo lo que me desee a mí, que los hados se los concedan duplicado.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook