Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 19
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL PARO.

     

    EL PARO.
    Cuando hasta la seudoizquierda dice que bajar el paro al 22 % es aceptable, algo muy gordo estamos haciendo mal. Aceptable sería el 8 % en el que nos encontrábamos cuando empezaron las crisis.
    Si esto no ha saltado ya por los aires, es principalmente por el alto índice de economía sumergida; más del 22 % del PIB.
    Cuando desde el gobierno nos dicen que van a perseguir la economía sumergida, sabemos fehacientemente que van a ir a por los trabajadores que hacen una chapucilla para poder llegar a algún sitio; puede que a final de mes. Hay trabajadores que están haciendo horas extraordinarias que no cobran y que son impuestas por la patronal de forma chantajista; más horas por el mismo o menos dinero. En las empresas grandes, han subido a los trabajadores las cotas de producción para llegar al sueldo que cobraban antes de las crisis; en muchos casos, imposible de llegar. Hay “empresarios” que pagan en negro y es de esta forma la única en la que puedes trabajar para ellos, es: o eso, o nada. No disimularé lo contrario, el trabajador que o te trabaja en negro o no te trabaja, que es distinto de las chapuzas de fin de semana. Es la vía de doble sentido.
    Hagamos un ejercicio “no científico” pero a modo de ilustración, a groso modo:
    Cinco millones doscientos mil parados, 22 % trabajando en negro, nos quedan unos 4500000 de parados reales. De estos, más de la mitad sin cobrar subsidio alguno. Tenemos 3000000 trabajadores excluidos sociales. Pero al excluir a los trabajadores, también se excluyen a sus familias. Familia tipo de cuatro personas, son 12000000 millones los excluidos sociales, la mitad, niños o adolescentes. Hay que dar gracias a la pensión del abuelo. No es de extrañar que aumente el número de robagallinas (Lesmes).
    En días pasados, cinco fulanos (cuatro fulanos y una fulana), representaban la farsa de la limosna para parados de larga duración y por un corto espacio de tiempo. ¿Se puede tener la cara más dura?
    Lo próximo va a ser instaurar de nuevo la beneficencia.
    No sé muy bien cómo va eso de las tasas judiciales, pero según leo, los desheredados no podrán litigar cuando se conculquen sus derechos. Si la justicia no es para todos, no es justicia.
    Hagamos cuentas:
    ¿De dónde salen los 10.866.566 votos que obtuvieron los del pajarraco en 2011? Aparte de unos cuantos tontos de los cojones, de la clase media/media. Podrían consolidar la mayoría en una próxima consulta porque el número no ha variado o variado muy poco. Que nadie se llame a engaño, la única encuesta fiable, es la que sale de las urnas.
    Hay que hacer una diferenciación entre parados que podrían encontrar trabajo y excluidos sociales; no es lo mismo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook