Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 02
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL FÚTBOL.

     

    EL FÚTBOL.
    Circo para el pueblo.
    Lo ocurrido días pasados, no es privativo de los equipos grandes; se da muy a menudo en la sociedad. En mi pueblo con menos de 5000 habitantes, no se han dado muertos pero sí heridos graves; había un fulano que jugaba de defensa que si pasaba el balón no pasaba el tío o viceversa. Luego, estaban los que le arreaban al árbitro.
    Exacerbar rivalidades, les sale a cuenta. ¡Qué hablen de ti aunque sea mal!
    Los campos de fútbol y los estadios son el lugar donde se descargan las iras contenidas; desfogándose en el fútbol, no van contra las instituciones sociopolíticas. Lo que pasa es que de vez en cuando, se salen las aguas de madre.
    Curiosamente, se llenan los estadios con cientos de miles de personas y esas mismas no se dan cita para reivindicar derechos perdidos.
    Las peñas de violentos que se dan cita en los estadios, suelen pertenecer a una ideología ultra y es en el estadio donde muestran su furia. Nazismo manifiesto. Son provocadores natos.
    No es un fenómeno que afecte solo a España, se da también en otros países destacando el del Reino Unido.
    La suerte que se tiene, es que los realmente violentos, son una ínfima minoría. Una minoría que en alguna ocasión es capaz de contagiar a una mayoría y derivar la cosa en batalla campal.
    “La Roja”.
    “A falta de pan buenas son tortas”; que reza el dicho.
    Ya que no se consiguen Premio Nobel, que gane la Roja. Tenemos una deuda de un billón (con b de banco) de euros, pero que gane la Roja. Ganando la Roja, asunto resuelto.
    En todas las televisiones dicen: “Deportes”, y se ponen a hablar de fútbol.
    “La religión es el opio del pueblo”.
    Se han desviado a nuevas deidades: san Ronaldo y san Messi. A un campo de fútbol le llaman: “La catedral”. Y hay una ferviente feligresía.
    Se dice que la secta católica ingresa cada año 11000 millones de euros; el fútbol, mueve muchos más que suele engordar las cuentas de varios presidentes.
    No esto en contra del deporte, al contrario, estoy en contra del fútbol como fenómeno de masas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook