Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 11
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    CUANDO HICE LA MILI.

    CUANDO HICE LA MILI.

    (Yo no sabía. Eso era de otros).

    Fui un cabo “rojo”, el último en el escalafón de la escala de mando. Cuando te toca servicio de cabo de cuartel, eres el responsable de todo lo que pase en la compañía (espacio físico).

    Un cierto día, el soldadito que estaba de puerta, se equivocó y en lugar de dar la voz: “Compañía, el capitán” pues se trataba de nuestro capitán, dijo: “Compañía, el capitán de cuartel”. Pues nuestro capitán me arrestó 8 días por no haber ilustrado bien al cuartelero. En otra ocasión, a un fulano le robaron los correajes y fue a denunciarlo ante el sargento de semana. El tal correaje venía faltando en la compañía hacía bastante tiempo, los unos se lo iban quitando a los otros. Pues nuestro capitán nos arrestó a los dos por 15 días; a mí por “incumplimiento de obligaciones” y a él: “Por tonto” (textual). En ninguna de las dos ocasiones, tenía yo culpa alguna.

    Suele darse el caso de que hay oficiales y jefes que en su casa pintan menos que un perro en misa. Luego, llegan al cuartel y van repartiendo leña a codos sus subordinados; las frustraciones domésticas las llevan al cuartel. Suelen pasar por la cantina de oficiales unos y por la cantina de suboficiales los otros. En mi época militar, el número de alcohólicos en las escalas de mando, era alto.

    Escala de mando en orden descendente: general, coronel, teniente coronel, comandante, capitán, teniente, alférez, brigada, sargento, cabo primero y cabo. Pues la mala hostia se va repartiendo con arreglo al escalafón. Siempre el último mono, es que se lleva la peor parte. Por regla general, los soldados toman a los cabos como el pito del sereno.

    Hete aquí que Griñán no sabía nada de los ERE y descarga la culpa en sus subordinados.

    Como fui funcionario durante 24 años, sé que son muchas las veces que firmamos sin saber siquiera lo que estamos firmando. Depende del grado de confianza que haya. Hay fulanos a los que habría que leer varias veces el escrito antes de poner la firma. Si un superior no se entera, su obligación es la de enterarse. Lo del “yo no sabía”, no me vale. ¿Para qué está el interventor de la entidad? Jefes de negociado, jefes de sección. Para lo que les interesa, las pillan al vuelo. Hasta que llega la cosa al más alto del escalafón, tiene que pasar varios filtros. ¿Y ninguno de ellos se ha enterado?, ¿pudo haber connivencia? Si alguno se percató del latrocinio, ¿por qué no lo denuncio? Eso es ser cómplice por omisión.

    Ya dijo el jefe de los jueces el señor Lesmes que la justicia era para los robagallinas y no para los delincuentes de guante blanco. Nuestro sistema jurídico es garantista; pero cuando se trata de los grandes ladrones, el garantismo se convierte nulidad del proceso; ya se inventarán los abogados algo que se pueda aplicar.

    Sin embargo, hay una cosa que está meridianamente clara, hay una malversación de caudales públicos y los últimos responsables, son los políticos. Pero la “ciudadanía” no castiga convenientemente a los que tal cosa permitieron. Repetimos: si no se enteró, su obligación era la de enterarse; en las administraciones grandes, hay funcionarios para todo.

    En lugar de que pase como pasaba en la mili que el último mono sea el que se lleve todos los palos, que las culpabilidades vayan sentido ascendente y se depuren las responsabilidades por arriba. Que cada palo aguante su vela. A la hora de cobrar, el político que está en la cima de la pirámide, dice que su sueldo es por la responsabilidad que entraña. Pero a la hora de dar la cara, no hay responsabilidad, que yo no sabía, que eso era de otros. Entonces…

    ¿Para qué está el político?, ¿solo para cobrar?

    Si no se puede demostrar la culpabilidad penal, la culpabilidad política, está meridianamente clara.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook