Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 18
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    COMENTARISTAS.

    Si usted está oyendo la transmisión de un partido de fútbol por la radio, parce como si los futbolistas fueran a una velocidad de vértigo. Si lo ve en la tele, comprueba que muchas veces apenas si se mueven los jugadores. Dicen que hay que ponerle pasión. Pues bien…

    La inmensa mayoría de los reporteros que alcachofa en mano nos “informan” in situ, han copiado el estilo de los comentaristas deportivos. Los “expertos” chupamicrófonos de las tertulias, convierten las mismas en un gallinero. Pero…

    Vayamos a los políticos:

    ¿Se han fijado que siempre están cabreados y hasta parece que llevan toda la razón del mundo? Me pregunto si se creen sus propias mentiras. Si las creen, la cosa es más grave de lo que parece. Deberían empezar por ver “Barrio Sésamo”; Epi y Blas. Es que Los Simpson, han sido un mal ejemplo para la última generación; en una encuesta que se hizo en los colegios, los niños señalaron como el padre ejemplar a Homer Simpson y ellos preferían ser como Bart. ¡Vaya par de ejemplos!

    Aun teniendo megafonía, los políticos lanzan sus arengas como si la audiencia fuera sorda. Es como si el que más grita llevara la razón.

    Han dicho de Pablo Iglesias Turrión que es el Felipe González de 1982; creo que no. No he oído decir a ninguna mujer que el de la coleta “esté bueno”. Los morritos del “sabio”, tenían morbo. El culto Alfonso Guerra, puso de moda a Gustav Mahler. Juan Guerra puso de moda las carteras con comisiones.

    Pocas son las personas que se hacen con el programa electoral de los partidos y además, lo leen. Algunos de estos programas, tienen un elevado número de páginas. El personal se va quedando con las frases grandilocuentes que suministran las televisiones, frases que aparecen siempre que se conecta con la tele. A los políticos, les chifla la tele; la cámara ejerce una gran atracción para ellos. Los políticos son seguidos siempre por el mismo comentarista/reportero que se especializa en ellos; sabe cuándo tiene que pedir la conexión. El comentarista/reportero que cubre a un político, no suele decir maldades de él. Aunque bien es cierto que ciertos comentaristas/reporteros son enviados por sus medios para tener munición contra el político de turno. Pocas veces sale la izquierda bien parada. Quien goza de la protección de los medios, tiene media campaña ganada.

    El caso es que debajo de los colorines televisivos, hay mucha mugre.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook