Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 29
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    BENEFICIARIOS.

    Antes de aceptar una herencia dudosa, cabe la posibilidad de recurrir a la figura jurídica: “A beneficio de inventario”. Despejada la duda, se acepta o no. Es que puede ser una herencia envenenada que solo reporte deudas.

    Antes de implicarnos en una acción política aunque solo sea el simple voto, deberíamos preguntarnos a quién beneficia.

    “Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres. Son todos aquéllos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a ésos a los que debemos gravar con más impuestos. Ésos, cuanto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos. Son una reserva inagotable”. Mazarino a Colbert, ministros de Luís XIV.

    La cosa, no es nueva; siglo XVII.

    No tomaré parte en ninguna opción política que no tenga como principal acción la de rescatar a los excluidos sociales.

    Hay unos cuantos partidos que quieren situarse en el centro político porque quieren apropiarse de los votos de aquellas personas de las que hablaba Mazarino. Una vez se ha incrustado convenientemente en la sociedad el individualismo, son muchos los que hacen suya la máxima: “¡Virgencica, Virgencica, que me quede como estoy!”. Y este es el voto que decide los gobiernos. Los ricos y la clase media alta, tienen el voto decidido ya que esto en ellos es genético: la derecha más retrógrada; para triunfar en la vida, necesitan a los tontos de los cojones que apoyen su causa.

    Los menesterosos que luchan por sobrevivir un día más, dan la causa por perdida y ni se molestan en ir a votar. Perdidas las esperanzas, ni tan siquiera se inscriben en las oficinas de empleo: “¿Pa qué?”, suelen decir.

    La cosa estriba en que se ha perdido la conciencia de clase. Torticeramente se nos ha hecho creer que vivimos en “la sociedad del bienestar” y que todos somos clase media; volvemos a Mazarino.

    Es preciso recobrar la conciencia de clase. Pero… ¿quién le pone el cascabel al gato?

    En el mismo momento que una persona me dice que no es de izquierdas ni de derechas, sé fehacientemente que estoy ante una persona de derechas. Los rojos no lo ocultamos y lo llevamos a gala.

    La cosa ha llegado a un punto en que muchas personas se ofenden si las llamas: obrero. Trabajador queda mejor. ¡Pero si llevas la mitad de tu vida en el paro…! ¿Qué coño esperas?

    La única lucha que se pierde es la que se abandona.

    Los beneficios de la época adversa que nos ha tocado vivir, son para los bancos. Nuestra desorbitada deuda pública, viene de haber convertido la deuda bancaria en deuda pública; solo los intereses de la deuda ya asfixian al conjunto social. PPSOE y la reforma del artículo 135 de la cuchufleta constitucional. De los nuevos no podemos esperar nada más que más de lo mismo; obras son amores y no buenas razones. “Centro político”; Mazarino.

    ¿Dónde está la izquierda?

    Desde la inmodélica transición en que Santiago Carrillo aceptó dinamitar al PCE, vamos de mal en peor.

    ¿Quiénes son los beneficiarios de las políticas de las últimas décadas? Se ha aceptado la herencia sin más; no se ha hecho a beneficio de inventario.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook