Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 17
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Política

    ANTES: ¡INFÓRMATE!

    ANTES: ¡INFÓMATE!

    (El desconocimiento de la Ley, no exime de su cumplimiento).

    Durante la II República Española, por mi pueblo pasó un sinfín de alcaldes; cuando llegaban, cambiaban hasta los tinteros. Uno de estos, mandó hacer una cosa y el secretario le dijo que no se podía hacer porque lo prohibía la ley. ¿Dónde pone eso?, preguntó el alcalde. El secretario le mostró la hoja del libro donde lo ponía y el alcalde arrancándola, dijo:

    - Ya no lo pone, hazlo.

    “Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o engorda”; que se dice.

    Personalmente, opino que la cuchufleta constitucional hay que eliminarla e ir a un proceso constituyente para hacer una que beneficie a la mayoría del pueblo y le dé la soberanía. Mientras esto no suceda, la ley que hay, hay que cumplirla. Es eso o la revolución.

    Esta archidemostrado que solo la buena voluntad no nos lleva a ningún sitio.

    “No sabía que esto estaba así”; dicen ahora muchos nuevos cargos políticos. Si no lo sabías, tu obligación era saberlo. No me vale que me digas que como nunca has estado en la política directa estas cosas te han sido ajenas.

    Sé que a estas alturas mi ideario es utópico. Lo sé. Hay que ser conscientes de las posibilidades que tiene una idea de materializarse; prometer otra cosa, es torticero. La mayor traición que se le puede hacer el pueblo es prometerle una cosa a sabiendas que es irrealizable. Cuando he estado en la política directa, solo he prometido trabajar honradamente por el pueblo (que no es poco).

    El sábado pasado tomaron posesión de ayuntamientos y comunidades y hoy miércoles ya han rebajado el listón de las promesas.

    De lo transversal a lo vertical.

    En los tiempos en que iba por los colegios impartiendo clases de “Educación vial”, se entendía que la educación vial era asignatura transversal; cosa esta que no se daba, ni tan siquiera en “Conocimiento del Medio”. Hay que ir a lo tangente, a lo específico.

    Hay que definirse. “Salir del armario”.

    En política como en todos los aspectos de la vida, no sirve eso de la duda razonable; hay que ir con la verdad por delante, aunque esa verdad nunca nos lleve a ser los primeros en la parrilla de salida. Cuando prometamos una cosa, que sepamos a ciencia cierta que es aplicable.

    Han denominado a los partidos al uso como casta. Y en cierto modo, lo son. Sin embargo, cuando han estado en el poder directo, han reaccionado como la casta.

    Un partido político no es la reunión de un grupo de amigos en torno a unas ideas más o menos peregrinas. No es ir por las plataformas y mareas buscando a los más punteros del movimiento. A excepción de los del pajarraco, todos tenemos claro que hay que descabalgar a los del pajarraco. La disyuntiva está en el qué. La disyuntiva está en el cuándo. La disyuntiva está en el cómo. Qué, cuándo y cómo.

    El personal se ha dedicado a trazar líneas rojas dejando el tablero político convertido en un mapa de carreteras. Una línea roja, debería ser algo mucho más serio; infranqueable.

    No a la sopa de letras; si a la sopa de estrellitas.

    Pero la pasta unos la prefieren poco hecha (al dente) y otros bien cocinada.

    Mediante la ambigüedad, una cosa puede ser esa o su contraria, o las dos a la vez. La ambigüedad, es la indefinición; ni de derechas ni de izquierdas, eso será definido en cada momento según convenga.

    Los marxistas tenemos siempre en mismo discurso y programa. No hay ambigüedad ni indefinición. Son habas contadas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook