Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 06
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    AFILIADOS.

    De vez en cuando echo mano del refranero, algunos refranes han perdido su vigencia, sobre todo los que se refieren al tiempo climático; pero la mayoría de ellos, siguen entrañando la sabiduría popular.
    “Otro vendrá que bueno te hará”, dice un refrán. Otro dicho reza: “¡No querías caldo, tres tazas llenas!
    Bastantes hemos sido los que hemos criticado al Zapatero de la segunda legislatura. Pero al hacerlo desde la izquierda, no ha sido para que caiga, sino para que se levante. Sus políticas económicas han sido erráticas y han traído desprotección a los mismos de siempre; los desheredados.
    Los once millones y medio de votos que tuvo en 2.008 entre los que se encontraba el mío, no era un cheque en blanco; debería saber que los de izquierdas no nos las tragamos las cosas así como así y que somos tremendamente críticos con los nuestros. Abrazar el neoliberalismo de la manera que lo hizo, se ha visto reflejado en las urnas.
    Ahora y de cara al XXXVIII Congreso, la cosa se está dirimiendo entre dos personas y no parece que el fondo ideológico se baya a tocar mucho. Hablan de que se pueda ejercer el voto a partir de los dieciséis años, ¿para qué lo quieren si la juventud no ha ido a votar? ¿Han puesto sobre la mesa algo que pueda ilusionar a la juventud? Mi hijo que tiene 20 años dice: “Paso de votar como de comer mierda”. Mis razones, no le han convencido. Pero es que de todo el grupo de amigos que se juntan, ninguno ha ido a votar.
    De la mala gestión hecha de las crisis, ha perdido el Partido Socialdemócrata/Neoliberal Español 4.000.000 de votantes. Esto se traduce en que los de la gaviota (ave de rapiña y carroñera que gusta de los basureros incluido el Brugal), tengan el poder directo. Para más inri, mayoría absoluta más que suficiente para pasar el rodillo.
    Pero el PSE no es solo la Ejecutiva Federal, lo son las distintas Agrupaciones Territoriales. El PSE es un partido de estructura federal. Entre otras cosas, el que el PSC vaya por libre, perjudica más que beneficia. Hay que unir en la diferencia; en esto consiste el federalismo.
    Ahora resulta que el nuevo Gobierno no sabía el alcance de la deuda. Deben ser tontos de remate, la inmensa mayoría de esa deuda está producida por las Comunidades Autónomas por ellos gobernadas, o mejor dicho: desgobernadas.
    Si cuando el gallego ambiguo y bocachancla estaba en la oposición se instaló en el: no sabe, no contesta; ahora en el gobierno sigue con la misma tónica. Anda desaparecido. Se cuenta que se ha reservado para él la coordinación del área de economía y ha partido esta en dos: Economía por un lado y Hacienda por el otro, cuyos titulares va cada uno por su lado. Al ser tan católico él, lo mismo está haciendo unos ejercicios espirituales impartidos por Rouco Varela.
    La patronal anda crecida y los sindicatos menguados. Cuando esto sucede, es como si retrocediéramos en el tiempo cincuenta años.
    Los sindicatos han optado por la fórmula alemana; aceptar sueldos más bajos mientras no se sale de la crisis. Pero, ¿acaso no saben que en Alemania hay empresarios y en España comerciantes? En España, sueldo que se baja, no vuelve a subir aunque los empresarios cuadrupliquen sus ganancias. Si no lo saben, es que son tontos a más no poder; y claro, los tontos no deberían dirigir los sindicatos.
    La inmensa mayoría de los asalariados se preguntan: ¿Afiliarme, para qué?
    He sido afiliado y delegado sindical. He puesto la cara y me la han partido. He sufrido acoso laboral que me ha producido un grave quebranto a mi salud. ¿A cuántos dirigentes sindicales les ha pasado esto? Cuando necesité del sindicato, nadie vino a echarme una mano.
    El descrédito sindical, viene de lejos, de la época de los gobiernos de Felipe González. Cuando Nicolás Redondo dejo UGT, este sindicato quedó muy devaluado. Antonio Gutiérrez y José María Fidalgo, han dado al traste con Comisiones Obreras. Cuando a Antonio Gutiérrez no le hacían caso en su Alicante natal, iba por Murcia a lamentarse; este entró en el PsoE y Fidalgo, bueno, Fidalgo es Fidalgo. Nadie como Fidalgo lloró la muerte de José María Cuevas.
    Cuando en 1.979 Felipe González desterró del PSOE al marxismo, en ese mismo momento debió retirar la O de obrero. Mantener estas siglas, es un anacronismo.
    Si para afiliase a un sindicato los trabajadores se preguntan para qué, no distinta será la pregunta para afiliarse a un partido político.
    Toda vez que las agrupaciones de todo tipo se han convertido en oligarquías impenetrables y que el sentir de los afiliados no es tenido en cuenta; ¿para qué afiliarse? Las personas que son aupadas a las cúpulas oligárquicas, son subsidiarias de las que estaban/están. La renovación, es ficticia. Desde 1.977, estamos viendo las mismas caras. Hay demasiada mano oscura para mecer las cunas.
    Que el Partido Socialdemócrata/Neoliberal Español vuelva a su esencia y recupere ser el PSOE, es una cosa que no solo interesa a los dos aspirantes a dirigirlo con su círculo de apoyos, es una cosa que afecta a los trabajadores españoles. Y ahora se pone de manifiesto; han puesto en manos perversas el poder directo.
    Los mayores traidores a la izquierda de España, tienen nombre y apellidos:
    - Felipe González Márquez, y
    - Santiago Carrillo Solares.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook