Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 11
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ACLARAR CONCEPTOS.

    Dos cuerpos se atraen o se repelen con una fuerza que es directamente proporcional a las masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa. Polos distintos se atraen y polos iguales se repelen.
    Creo que era así lo que yo estudié hace muchísimos años en física. Mientras en las asignaturas de letras iba bastante bien, en las de ciencias iba…, bueno, iba.
    No miro para arriba para que no me caiga nada en los ojos; así que las estrellas…, son esos puntitos brillantes en el cielo, ¿no? Pero según creo, una supernova es una estrella que desaparece y no una que emerge.
    Empíricamente sé, que el agua y el aceite, no se juntan. Hasta ahí, llego.
    Empíricamente sé, que en una pareja se pueden dar muchas diferencias salvables: edad, estatus social, caracteres; una diferencia cultural, es casi  insalvable. Y no me refiero a culturas de distintas partes del mundo, me refiero al nivel cultural. Concepciones.
    – Para que yo me case con una mujer, ha de tener lo siguiente, que sea: rica, joven, guapa, simpática y tonta.
    Y le pregunta el amigo que por qué tonta; este responde:
    - Todo lo primero para que yo me case con ella y tonta para que ella se case conmigo.
    “Amar no es mirarse a la cara mutuamente sino mirar los dos en la misma dirección”, Antoine de Saint-Exupéry.
    Conceptos.
    Si nos fijamos bien, son muchas las personas que anteponen el yo cuando las cosas van muy bien y el vosotros cuando las cosas van mal. Napoleón Bonaparte aseguraba: “Las victorias tienen cien padres y las derrotas son huérfanas”.
    “Mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa…”. Esto es repetido como loros por muchos católicos a diario; si se pararan a pensar, quizá ni lo dirían. “…perdona nuestras ofensas “como” nosotros perdonamos a los que nos ofenden…” se dice en el Padre Nuestro. Bueno, bien, vale, de acuerdo, ya está…
    Me tildan de que hago unas introducciones demasiado extensas, puede ser. Pero es que quisiera que quedara claro el concepto. Quizá ni con esto lo logre.
    Yo no soy adversario político de la derecha; considero a la derecha mi enemiga política. Cuando desperté del narcótico inyectado durante la mitad de mi vida en forma de adoctrinamiento nacional-católico; mis choques familiares se hicieron más agrios. Es como el que se mete a circular por sentido contrario.
    Nadar contracorriente, cansa…
    - ¿Y desde cuando eres tú comunista? Me pregunta un amigo de la derecha cuando fiché por Izquierda Unida.
    - ¿Acaso cuando estaba en Cáritas hacía algo distinto? Le contesté. Preparando un encuentro diocesano de Cáritas, me enfrenté ásperamente a un arcipreste porque le dije que había que buscar justicia social y huir de la caridad trasnochada. De regreso al pueblo, nadie quiso venir en mi coche, ¡ni mi párroco! Regresaron apretujados en un coche y yo, solo.
    Se me hace que desde el punto de vista que se haga si hay una voluntad sincera de hacer el bien a los demás, es bueno.
    A estas alturas de mi vida considero a Jesús de Nazaret, un filósofo. Así lo considerada mi idolatrado Ernesto Guevara siendo ateo.
    Hay demasiado fariseo que gusta estar en los primeros sitios en la sinagoga. Jesús de Nazaret en más de una ocasión criticó estas cosas. También en más de una ocasión dijo: “Mirad por vosotros”; se refería a los de la viga en el ojo.
    Concepciones, conceptos.
    En la actualidad, hay demasiada doctrina “oficial”. En todos los aspectos.
    Después está: “Ladran, luego cabalgamos”.
    Considero a la indiferencia el peor de los pecados. Después del amor, lo más duce es el odio. Quien sienta indiferencia, estará muy alejado de la solidaridad, de la empatía. ¡Hay demasiado pasota!
    No miro para arriba, no sea que cuando cague el pájaro me vaya a caer en el ojo. Cuando las gallinas suben al árbol a pernoctar, las de arriba cagan sobre las de abajo.
    No me gustan las islas, siempre espero tener un istmo por donde escapar. Aunque el buey suelto bien se lame, no podrá llegar a todas las partes del cuerpo, mejor en compañía por si hay que lamer las heridas.
    Tampoco me gusta ser rémora que se alimenta de lo que se escapa al tiburón.
    Un grano de arena por sí solo, es una insignificancia, pero junto a otros millones de granos, hacen una playa. Un susurro junto a millones de susurros, hacen un grito. De la misma forma, un individuo solo es poca cosa, pero cuando se junta a otros millones de su misma naturaleza, puede forzar los cambios. La masa está compuesta de millones de individuos. Si la masa es considerable, puede darse el caso que repela con tal fuerza a la otra que hasta la pueda eliminar o absorber. Cuanto mayor sea la distancia ideológica de las masas, menor será su poder de repeler o absorber. Pongamos distancia por medio, la masa de la derecha se está haciendo demasiado grande y nos puede engullir.
    Antes de que la supernova desaparezca para siempre convertida en polvo sideral, durante un tiempo se hace tremendamente brillante. Cuando aumenta ese brillo es la señal de su desaparición. Del mismo modo, las estrellas mediáticas, caen y se diluyen en el universo de la indiferencia, solo los personajes  muy grandes pasan al la historia y por ahora solo veo personajillos. Es esta una edad oscura.
    Cuando España perdió todo su imperio colonial, aparecieron grandísimos pensadores. Y es que por regla general en momentos históricos de decadencia han surgido los grandes pensadores; ahora, no es el caso. Esto se parece cada vez más a la Edad Media y el Medievo duró varios siglos.
    Mirad por vosotros. Pero dicho esto, solos no llegaréis muy lejos. Y recordad:
    El agua y el aceite, no se juntan.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook