Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 04
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Vengadores: La era de Ultrón' - Garantías

     

    'Vengadores: La era de Ultrón'  -  Garantías

     

    El problema de alcanzar la cima es que, desde ahí, tan solo puedes observar con demasiada calma el triunfo, acostumbrarte, arriesgar lo mínimo para ahorrar batacazos que, de otro modo, serían casi obligatorios. No diremos que el error de Joss Whedon y su equipo fue conseguir un éxito artístico y comercial tan rotundo como el de 'Los Vengadores', blockbuster familiar perfecto en ritmo, sentido del espectáculo, diversión y entretenimiento para toda la familia, pero el peso de aquel logro histórico ha terminado pesando en su esperadísima secuela. Cuidado, no será esta crítica una sucesión de golpes a una película que cumple de manera más que notable con todas sus intenciones salvo una, la de superar a su predecesora, pero conviene destacar la sensación de frescura perdida que recorre todo el reencuentro con personajes cuyo carisma, pese a ser indiscutible a estas alturas, ofrece algunas señales de agotamiento. Y es normal, no debería sorprender que este titánico esfuerzo de Marvel por componer una sinfonía de películas cortadas por el mismo patrón termine saturando si no encuentran un elemento que las diferencia una por encima de la otra. Aquel primer encuentro entre Iron Man, Capitán América, Hulk, Viuda Negra y compañía triunfaba por encima de todas gracias a un sentido del humor arrebatador, un entusiasmo contagioso, una capacidad maravillosa de transmitir adrenalina a través de la acción y del diálogo. La estrategia en esta ocasión es la misma y por eso el factor sorpresa se disipa tras un estupendo prólogo que conecta con aquel espectador que salió de la sala aplaudiendo con las orejas hace tres años. A partir de ese momento, pese a no necesitar presentar a nuestros protagonistas, uno espera impaciente una sorpresa, alguna novedad que, salvo el dramatismo y la oscuridad casi obligada en toda secuela, termina por no llegar.

     

    No nos cansamos de recordar que, pese a tratarse de una franquicia en toda regla, con una serie de normas implícitas y marcadas por el monstruo de los despachos que observa con mirada fija las cuentas y la taquilla, uno de los puntos fuertes de las mejores películas Marvel ha sido la capacidad de alguno de sus directores para comportarse como un auténtico autor. Sucedía con Kenneth Branagh en la infravalorada 'Thor' y, de manera más reciente, con James Gunn en la fantástica 'Los guardianes de la galaxia'. Sin embargo, 'Vengadores: La era de Ultrón', no se muestra tan benevolente con Whedon como en su primera entrega y pese a algún momento de genialidad pura (los flashbacks de los distintos protagonistas, el apabullante clímax final, el enfrentamiento entre Iron Man y Hulk) todo parece más encorsetado de lo deseado, más pendiente de las reglas establecidas, más impertinente a la hora de ofrecer todo lo que se puede pedir de ella sin saltarse ni una sola coma. Cada uno de sus personajes continúa con la personalidad reconocible que han adquirido en sus películas individuales y se mantienen así a lo largo de una historia que prefiere centrar su mirada en tipos como Ojo de Halcón o Viuda Negra antes que recrearse en la ironía de Tony Stark, la torpeza encantadora de Thor o el lado más campechano del Capitán América. Opción que le sirve a Whedon para plantear tramas personales con más enjundia pero que nos priva de un sentido del humor que se termina echando de menos. La densidad dramática está bien, se agradecen los reversos oscuros y la complejidad emocional del argumento principal, representado en la imponente figura de Ultrón, un villano de peso infinitamente superior a nuestro querido Loki, pero una de las virtudes principales del universo Vengadores era la carcajada en medio del espectáculo y, aquí, nos quedamos con una media sonrisa, como si nos supiéramos el chiste mucho antes de que nos lo contaran. 

     

    Pequeños baches que, repito, no empañan demasiado un resultado final que continúa la senda emprendida por Marvel en su firme decisión de dominar las taquillas de todo el mundo año sí y año también. Todo lo que puedes pedirle a 'Vengadores: La era de Ultrón', es decir, diversión, escenas de acción trepidantes y ritmo vertiginoso, lo tienes. Falta la evolución, ese punto más que haga sentir que la saga da un paso adelante, que lo que nos espera es tan imprevisible como apasionante, que todo el trayecto tendrá una meta a la altura de las expectativas. Y eso no ocurre. Debemos ser conscientes de que estamos ante una entrega de transición, que quedan dos películas más que pondrán, supuestamente, fin a la historia de estos personajes que durante los últimos años se han ido presentando ante nosotros. Para entonces conoceremos nuevos héroes, esperemos que del mismo nivel que Visión o Bruja Escarlata, fichajes de lujo para esta entrega, y habrán sucedido nuevos acontecimientos que nos mantengan interesados en un universo que, pese a caer en charcos de reiteración, todavía puede ofrecer momentos cinematográficos de altura. Las palomitas siguen sin atragantarse y la butaca aún no pesa sobre nuestras espaldas. Por eso, aunque 'Vengadores: La era de Ultrón', sea inferior a su predecesora, todavía mantiene un espíritu lúdico, una armadura de evasión pura y dura y una mentalidad de entretenimiento que te agarra y no te suelta. Puede que el impacto sea menor y que la sorpresa brille por su ausencia pero aún tenemos ante nosotros un espectáculo de primer nivel. Garantizado. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook