Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 09
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Spectre' - Vida y muerte

    'Spectre'  -  Vida y muerte

     

    James Bond no entiende de listones. O no entendía. Una saga tan extensa, autoconsciente y delirante encontró en Sam Mendes su tesoro y perdición. Daniel Craig ponía el rostro, los traumas y el carisma en la notable 'Casino Royale', mantenía la compostura en el desastre de 'Quantum of Solace' y recibía con los brazos abiertos al director de 'American Beauty' en 'Skyfall'. El punto de inflexión. A la tercera no solamente fue la vencida, sino que la vigésimotercera película del agente 007 alcanzaba el cielo a base de cine en estado puro, drama inteligente y una profundidad psicológica desconocida a la hora de tratar a sus personajes. Y ahí apareció el listón. El siguiente paso debía aprovechar las bases asentadas con contundencia por su predecesora, encontrándose con un amplio patio de recreo para jugar a sus anchas, un universo cinematográfico redefinido, mejorado. En definitiva, 'Spectre' tenía todo para llevar a su protagonista un poco más allá, o al menos, para mantenerlo en ese excelente estado de forma. Pero, en esta ocasión, Mendes y Craig han optado por una decisión tan extraña como respetable, tan valiente como, lástima, finalmente fallida.

     

    Duele, además, por lo inesperado. Durante su primera hora, 'Spectre', mueve sus cartas con fortuna, equilibra sus virtudes de manera formidable, manteniendo aquel ritmo elegante y trepidante de 'Skyfall', te hace creer que estás, de nuevo, ante un Bond por encima de la media. La historia fluye, los diálogos y acontecimientos se desarrollan con interés, ocurren cosas, hay acción, romance y pequeñas gotas de humor británico hasta que, de repente, la función se cae. La sensación es la de un tren que, en el mejor momento de su trayecto y con unos preciosos paisajes en el horizonte, va frenando poco a poco hasta quedarse completamente parado. Posteriormente, de cara a la previsible traca final, se vuelve a poner en marcha pero ya es demasiado tarde. Ese tramo central, iniciado tras la aparición del personaje de Léa Seydoux, deja muy tocada a una propuesta que pierde el norte y que se queda anclada en tierra de nadie. Puestos a buscar culpables, diremos que el guión firmado por John Logan, Neal Purvis, Robert Wade y Jez Butterworth, abre tantas tramas, alguna de ellas francamente innecesarias, que a la hora de la verdad, de manera inevitable, la confusión hace acto de presencia y termina convertida en bostezo. 

     

    Afortunadamente, nos quedan unas escenas de acción siempre vertiginosas, especialmente brillantes en los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, que aportan algo de vida, inyectando vértigo en medio del cansancio. Porque 'Spectre' es una película que se cansa de sí misma, que prefiere guiñar un ojo a los fanáticos bondnianos antes que aceptar riesgos. Mendes dirige con talento, hay cosas que se dan por seguras, pero tampoco parece demasiado interesado en potenciar sus logros, optando por disminuir las capas de solemnidad y aumentar las de la ligereza, una decisión que, entre otras cosas, convierte a Monica Bellucci en pura anécdota y a Christoph Waltz en un un villano que podría haber dado mucho más de sí, ahí tenemos su impactante presentación para demostrarlo, pero que queda en nada. No hay tiempo de ponerse serios, no hay lugar para lamentaciones. Aquello ya pasó y los omnipresentes muertos de los que tanto se hablan desde el comienzo de 'Spectre', se quedan en sus tumbas. Curioso que esto ocurra en una película a la que, precisamente, le falta tanta vida. Menos pasados, más futuro y un presente más aburrido para Bond. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook