Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 25
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia! - Tigre por mono

     

     

    Un tigre por un mono. Cambia el lindo felino de "Resacón en Las Vegas"  por un simio drogadicto y tienes, en gran medida, "Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia!". Aunque, siendo honestos, existen más diferencias entre la comedia estadounidense más taquillera de la historia y su secuela. Exactamente una, Tailandia. Una vez variado las compañías animales y el destino, no busquéis más, no hay más que rascar, el resto de personajes, esquemas narrativos y argumento es idéntico. Tratado de segunda parte que ofrece "más de lo mismo", "Resacón 2", obviaremos el inevitable acompañamiento que en España se le ha dado a su título, hace de este elemento una virtud, de la reiteración un logro y del exceso su mejor baza. Si algo funciona, no hay porque cambiarlo, debieron pensar sus responsables y, para que negarlo, han tenido toda la razón.

     

    ¿Quién tiene la culpa de que estemos ante una secuela tan divertida? Por un lado, el guión escrito, esta vez a seis manos, por Scott Amstrong, Criag Mazin y Todd Philipps, este último responsable también de la notable dirección, vuelve a dar en el clavo casi siempre que se lo propone, llevando las situaciones humorísticas a ese límite donde lo grosero no alcanza a ser ofensivo pero si lo suficientemente irreverente como para despertar a la carcajada dormida. Y, por otro, el trío de ases que, una vez desvelado en su predecesora, se asienta en esta segunda entrega como un tridente mágico de actores que, se intuye, no se lo han pasado mucho peor que sus carismáticos personajes. De este modo, Bradley Cooper demuestra que se le da mucho mejor el papel de amigo guaperas y chulito que el de héroe atípico de thrillers irrelevantes ("Sin límites"), Ed Helms justifica su éxito dentro de la comedia americana convirtiéndose en el eje, o mejor dicho víctima, de la mayoría de desgracias que ocurren a lo largo del film y, por encima de todo, y todos, Zach Galifianakis, auténtico descubrimiento de "Resacón en Las Vegas" que confirma rotundamente la esencia de "roba escenas" de su personaje, el, de nuevo memorable, Alan, auténtica estrella de la película.

     

    La suma de los mismos factores que reventaron la taquilla y el mundo de la comedia hace dos años vuelve a dar el mismo resultado. Una película divertida, salvaje, muchísimo más inteligente de lo que parece a primera vista que, en sus mejores momentos, supera a su alabada predecesora. El "día después" vuelve a merecer la pena ser contado y uno no puede evitar la carcajada sonora entre tanto travesti, mono camello, chinos gays y budistas fiesteros. Y, quizás, el mayor logro resida en conseguir las mismas risas con los mismos recursos, sin cambio alguno. Bueno si, perdón, un mono por un tigre. Qué sencillo parece esto del humor, ¿no?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook