Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 19
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Puro vicio' - Resaca de campeonato

    'Puro vicio'  -  Resaca de campeonato

     

    Descubrir a Paul Thomas Anderson a estas alturas está de más. Por si acabas de llegar, resumiendo mucho, estamos hablando de un genio. Total y absoluto. Uno de los grandes cineastas que nos ha regalado el cine americano en las últimas dos décadas, un tipo con, al menos, tres obras maestras bajo el brazo, 'Boggie Nights', 'Pozos de ambición' y, especialmente, 'Magnolia', su particular cima. Alrededor de ellas orbitan dos trabajos tan polémicos como arriesgados hasta la médula, la desconcertantes, para bien, 'The Master' y la desconcertante, para mal, 'Embriagado de amor'. Ahora toca sumarle a todas ellas el primer gran error, la primera decepción mayúscula, el primer disparo al pie de un autor en toda regla que se ha dejado llevar más de la cuenta. 'Puro vicio' adapta la novela de Thomas Pynchon de la manera más fiel posible, sin saltarse ni una coma, sin obviar ninguno de los rincones de esta trama en forma de laberinto colocado, desquiciante, absurdo y surrealista. Todos los elementos están en pantalla, todos los personajes se presentan como piezas de una delirante partida de ajedrez entre estúpidos y, sin embargo, por el camino perdemos precisamente al que debería haber sido cabeza visible: Thomas Anderson. 

     

    Prescindiendo de manera voluntaria de la épica formal marca de la casa, el director estadounidense se lanza de lleno al universo Pynchon sin aportar una pizca de su desbordante personalidad, obsesionado con transmitir ese aroma psicodélico y atontado de una historia que no deja de ser un romance clásico y algo tópico adornado, eso sí, por diálogos pedantes y excesivos, somníferos automáticos que, tras una primera media hora que en absoluto parece anticipar el despropósito posterior, terminan haciendo su efecto. El reverso aburrido de 'El gran Lebowski', el desfile de estereotipos de los inicios de la década de los setenta, 'Puro vicio' esconde sus mejores cartas en los puntos que, sobre el contrato, se daban por obvios. Es decir, un reparto en estado de gracia, comandado por un Joaquin Phoenix que se lo pasa bomba interpretando a un personaje que no parece demasiado alejado de sí mismo. Se intuye el piloto automático pero, en medio del naufragio, cualquier isla es buena para descansar nuestra benevolencia. 

     

    De acuerdo, cuando uno se acerca a la nueva película de un director como Thomas Anderson, espera TODO de ella. Teniendo en cuenta su evolución, al puro placer visual se suma un desafío como espectador, un reto admitido por ambas partes, un pulso en el que siempre sale ganando el cinéfilo, aunque esa victoria simplemente sea en forma de opción para la polémica y el debate. Por desgracia, en esta ocasión, uno no puede más que darse por perdido, aceptar que algunos comulguen con la propuesta, escuchar por enésima vez aquello de la Gran Novela Americana y su equivalente en cine, mantener la paciencia frente a unas alabanzas que parecen escritas de antemano. La hemos sudado, lo hemos peleado, pero esta vez el triunfo se lo debemos ceder exclusivamente a su responsable. Él asegura que si consigue que el espectador salga del cine mareado como si acabara de drogarse sería un éxito. En mi caso lo ha conseguido aunque, me temo, no de la manera en la que le hubiera gustado. Eso sí, la confianza en su genio es suficiente como para perdonar un error de cálculo de estas dimensiones. Aunque a saber hasta cuando dura esta resaca de campeonato.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook