Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 01
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    Mis 15 películas de 2015

    15 - 'Slow West'

    Mis 15 películas de 2015

     

     

    La película del debutante John Maclean, director curtido en el mundo del cortometraje y la música, captura los elementos más clásicos y juega, les da la vuelta, les ofrece la oportunidad de reírse de ellos mismos sin perder el respeto ni un segundo. La historia del joven Jay en busca de su amada resume en su ajustada hora y media todas las virtudes que hemos encontrado en la enésima resurrección del género. A la inmensidad de sus entramados psicológicos, la complejidad de sus personajes, sus dramas reales e intensos, se suma un sentido del humor absurdo y surrealista que se complementa a la perfección con un romanticismo desbordante que permite la expansión visual. Y aquí es donde 'Slow West' se encuentra especialmente cómoda. Maclean consigue belleza en cada uno de sus escenarios, transmitiendo un ejemplar gusto por el detalle, convirtiendo a los paisajes áridos, los bosques otoñales, las noches estrelladas y los atardeceres hipnóticos en un viaje que conviene disfrutar con los ojos bien abiertos. Pequeños pasos formales que acaban por estallar de manera definitiva en un tramo final de quitarse el sombrero de paja.

     

    14 - 'Las últimas supervivientes'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Ni el Premio Especial del Jurado, ni el de Mejor guión en la última edición del Festival de Sitges, ha servido para que 'Las últimas supervivientes' encontraran distribución en nuestro país. Una de esas decisiones incomprensibles que, en el caso que nos ocupa, solamente tiene una consecuencia positiva: convertir a la película en una joya de culto. Un homenaje en toda regla a los slashers más clásicos que consigue triunfar gracias a su sentido del humor, y del ridículo, y a la inesperada ternura que rodea esta historia mucho más familiar de lo que uno podía imaginarse. Hay decisiones visuales que descubren a un talento en toda regla, Todd Strauss-Schulson, director capaz de atrapar la nostalgia en medio de la sangre y las vísceras, una omnipresente atmósfera ochentera que, lejos de molestar, se adapta a la perfección a un relato comandado por las estupendas Taissa Farmiga y Malin Akerman. Ellas son, y ponen, el corazón de una propuesta que, al igual que ocurrió con la imprescindible 'La cabaña en el bosque', aparecen de la nada para colarse en la lista de las mejores películas del año. Un regalo inesperado. 

     

    13 - 'El desconocido'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Cuando se hacen las cosas bien, funciona. Cuando se hacen las cosas de manera extraordinaria, abruman. Y eso ocurre con 'El desconocido', nueva apuesta nacional por el thriller que, con los elementos justos, consigue arrasar con todo. Expectativas, aspiraciones y deseos. El debut en pantalla grande del director Dani de la Torre es toda una declaración de intenciones, una de las cartas de presentación más notables de los últimos años y una película de género para enmarcar. ¿Impresiona? No es para menos. El punto de partida, un ejecutivo de banco que, acompañado por sus hijos, recibe una llamada anónima indicándole que en su coche hay una bomba que explotará si alguno de ellos abandona el vehículo, le sirve a de la Torre para construir una película que, más que cine, es una explosión. Con un ritmo trepidante que se permite los paréntesis justos para respirar y para, ay, quizás explicar más de la cuenta lo que ya es evidente, 'El desconocido' supone una de esas sorpresas que el cine español se guarda como brillante as en la manga. Cine palomitero, comercial hasta la médula, pero constante en su lucha por aportar algo más que frenesí a través de una dirección inteligente y deslumbrante en su atrevimiento. Cada una de las decisiones visuales que aporta de la Torre tiene un sentido, un fundamento y, en casos como el del plano secuencia, capacidad para dejarnos con la boca abierta. Nada es gratuito, todo es efectivo en una película que honra el género.

     

    12 - 'It Follows'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Hay trabajos que son, en su más pura esencia, diferentes a todos los demás sin dejar de ser, en algunos aspectos, más de lo mismo. Y aquí es donde deberíamos ubicar 'It Follows', una de las películas de terror más delicadas y apasionantes de los últimos años. En un género tan cansado como el resto de remakes y secuelas de andar por casa, el segundo trabajo de David Robert Mitchell supone algo más que una sobresaliente sorpresa, el descubrimiento de un autor en toda regla, un tipo que conoce los códigos más clásicos del género y, al mismo tiempo, ofrece una obra de arte en toda regla. Porque, por encima de un argumento que se sumerge en el terror psicológico a través del despertar sexual de una generación que se mantiene flotando en el tiempo, 'It Follows' es una película que se clava en nuestra mente a través de las imágenes, de los sonidos, de los silencios, de las sombras, de unos planos imposibles que son tan asombrosos como justificados. Todo lo que se ve en 'It Follows' tiene un sentido, nada es gratuito. Por eso, incluso en sus decisiones de guion más discutibles, encontramos un destello visual genial que disminuye nuestra sensación de duda. Incluso en su clímax final, el punto más débil de todo el conjunto, Robert Mitchell consigue sacar fuerzas de lugares que parecían abandonados y revitaliza la propuesta con un epílogo excelso capaz de condensar, en poco más de diez minutos, todos los logros que se habían ido consiguiendo. ¿Se pasa miedo? Sí. Pero sin trampas. Aquí no hay sustos fáciles, ni bandas sonoras que busquen el grito que una escena no pueda conseguir por sí sola, no, aquí hay suspense sostenido hasta el límite, magistral puesta en escena, mimo por el detalle, sabiduría y pulso firme a la hora de manejar una intriga que, en otras circunstancias, podría haber caído en la parodia más absurda. Robert Mitchell sabe lo que tiene entre manos y convierte este cuento en un festival de imágenes dispuestas a quedarse a vivir en la memoria, postales preciosas que dan forma a una de las películas de terror más bonitas que ha dado el género.

     

    11 - 'Langosta'

    Mis 15 películas de 2015

     

    La nueva película del director griego Yorgos Lanthimos ('Canino'), tiene todo, absolutamente todo, para caer en el ridículo más espantoso, la broma pedante, la estupidez de quien se cree más listo que los demás. Su punto de partida nos sitúa, atención, en un mundo en el que los solteros son arrestados y enviados a un hotel en el que tienen un plazo de 45 días para encontrar el amor. Si en ese tiempo no lo hacen, se verán obligados a transformarse en el animal que ellos prefieran. Tal cual. Pues bien, Lanthimos no solamente esquiva los miles de desafíos que propone el argumento sino que, lejos de fallos mayúsculos, roza la perfección con la punta de los dedos. Lanthimos, autor con todas las letras, continúa expandiendo su universo cinematográfico, elegante, medido al milímetro, con una dirección repleta de brillantes ideas visuales, de planos asombrosos en sus detalles. Con altas dosis de talento, consigue crear una atmósfera tangible en la que el espectador, comulgue más o menos con la propuesta, entra desde el primer minuto. Manejando perfectamente los tiempos, agarrado a un ritmo pausado en apariencia pero trepidante en cuanto a giros de guión se refiere, Lathimos cuenta además con Colin Farrell en la mejor interpretación de su carrera, y unas estupendas Léa Seydoux y Rachel Weisz que aportan su carisma arrebatador. Un tridente de virtudes más para una película única y distinta que demuestra que cuando uno se toma en serio el arte de contar historias, sean más o menos delirantes, el resultado suele ser positivo. O, como es el caso, sobresaliente.

     

    10 - 'El puente de los espías'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Un nuevo homenaje a la figura del hombre íntegro, extraordinario por convicción, héroe por casualidad. Steven Spielberg continúa con 'El puente de los espías' enun estado de forma extraordinario y entrega una obra de permanente aroma clásico, en la que importa mucho más el fondo que la forma, aunque estemos, de nuevo, ante un director cuyo talento hace mucho que está más cerca de la lección imprescindible que del aplauso, más allá del elogio. Spielberg dignifica, una vez más, el arte de contar historias con una película de espías en las que las conversaciones tienen más relevancia que los disparos, los despachos intrigan más que los callejones abandonados y las soluciones dependen más de los intermediarios que de los grandes jefes. Por su parte, Tom Hanks borda su James Donovan y Mark Rylance se descubre como una de las revelaciones más notables de 2015, dos piezas extra para terminar de confeccionar una nueva demostración de genio por parte del mejor. Cada cual decidirá en que posición se ubica dentro de la filmografía de Spielberg, pero pocos discutirán su presencia entre lo mejor del año.

     

    9 - 'Viaje a Sils Maria'

    Mis 15 películas de 2015

     

     

    El peso de la fama, del talento, de los aplausos y las ovaciones, de las borracheras de éxito y, claro, del tiempo. Olivier Assayas escribe y dirige 'Viaje a Sils Maria' con el talento deslumbrante que poseen los artistas capaces de analizar y detallar lo invisible, lo que se esconde tras las heridas, el terror de las arrugas y las canas, de los trenes que llegaron hace demasiado tiempo a la estación. Una película comandada por dos interpretaciones antológicas de Juliette Binoche y Kristen Stewart, inmensas en dos personajes dibujados con líneas finas y delicadas, que sin embargo, sobreviven en permanente estado de riesgo de explosión. Cada conversación, mirada o encuentro entre ellas es una lección de sabiduría cinematográfica, dos fantasmas en permanente búsqueda de sí mismos, dos pequeñas sombras en la inmensidad de unas montañas que funciona a la perfección como metáfora de los monstruos con los que se convive cuando la limusina anda escasa de gasolina. Una película de regresos y dudas, de gritos en silencio, de lecciones constantes y de, insisto, dos actrices que elevan el logro a otro nivel. La sorpresa mayúscula de la temporada.

     

    8 - 'El año más violento'

    Mis 15 películas de 2015

     

    'El año más violento', la tercera y mejor película del joven J.C. Chandor plasma una reflexión contundente, elegante y tensa partiendo del thriller más clásico y llegando al eco más contemporáneo posible. La oveja entre los lobos y la carnicería en la habitación trasera, limpiarse las manos con agua fresca mientras la sangre corre al otro lado del teléfono, saber escuchar el sonido de un arma sin dejar de prestar atención a los números rojos más pequeños del contrato. Un retrato de la América de comienzos de los ochenta y su manoseado sueño adjunto en el inicio de su decadencia. Un país que, un poquito más rápido que el resto del mundo, comenzaba a despertar de manera abrupta. Chandor destapa el tarro de las esencias de su cine, es decir, el ritmo pausado pero intenso, la atmósfera cargada con los elementos simples, el montaje medido al milímetro, la factura impecable y la puesta en escena más clásica, incluso teatral por momentos, para conseguir una de las películas americanas más potentes de los últimos meses. Influida por el thriller más carismático de la década de los setenta, cortante, despreocupado por las prisas, consciente de la necesidad del tiempo para desarrollar a sus personajes, construir sus personalidades, entender sus motivaciones, reflexionar sobre cada uno de sus movimientos, 'El año más violento' captura una época a través del pulso firme de un director distinto, arriesgado. Cada una de sus películas establece un vínculo diferente con el espectador aunque no deje de hablar de un tema central tan elemental como la búsqueda de la integridad moral del ser humano en las circunstancias más conflictivas. Todo ello está representado a las mil maravillas en las interpretaciones de Oscar Isaac y, especialmente, Jessica Chastain. Sobre ellos recae el peso casi total de una película con aroma a clásico, inspirada en grandes cineastas, más allá del citado Lumet podemos necontrar ecos del Polanski de 'Chinatown', del Cronenberg de 'Promesas del Este' o del Scorsese más evidente, que contiene las suficientes dosis de fuerza y carisma como para ser reconocida en toda su esplendorosa personalidad. Tras un debut sobrevalorado y un segundo trabajo notable, Chandor ha entregado su primera gran obra. Aquella que usa las armas del gran cine para hablar del reino inevitable.

     

    7 - 'Selma'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Hay películas buenas, magníficas incluso, que, además, se convierten en importantes. 'Selma' es una de ellas. Lo que cuenta es tan relevante, actual y necesario que haber fallado en su ejecución hubiera sido especialmente doloroso. La crónica sobre la lucha Martin Luther King Jr., espectacular David Oyelowo, en defensa de los derechos civiles centrandose en la marcha desde Selma a Montgomery, Alabama, en 1965,está contada con tanto talento que, desde sus primeros compases, uno no puede más que rendirse ante la evidencia. Aquí hay gran cine. La directora Ava DuVernay se enfrenta a esta historia con las mismas dosis de respeto que de riesgo, demostrando que hay espacio para la personalidad en el biopic, que una autora puede destacar en terrenos en los que suele ganar con contundencia el tópico. Una película solemne sin caer en la densidad, emocionante sin rozar la lágrima fácil, contundente en su mensaje sin necesidad de usar el panfleto de turno. Excepcional. Imprescindible.

     

    6 - 'Star Wars. El despertar de la Fuerza'

    Mis 15 películas de 2015

     

    J.J. Abrams, director que confirma la realidad de ser el auténtico heredero de esa generación de cineastas, con Spielberg a la cabeza, que convierten el cine espectáculo en algo más, ha entendido a la perfección las necesidades del monstruo al que le tocaba domar. Y no era NADA fácil. Muchos se han encargado de criticar a esta nueva entrega basándose en su naturaleza de remake encubierto, algo que, pese a la evidencia de sus múltiples homenajes a la trilogía inicial, no deja de ser un argumento algo superficial. Abrams, tipo inteligente, regresa a los orígenes para dar forma a un artefacto de entretenimiento perfecto, empeñado en recuperar lo que hizo grande a los primeros capítulos de la saga. Hay emoción, risas, lágrimas, acción trepidante y perfección técnica en 'Star Wars: El despertar de la Fuerza'; algo más de dos horas que pasan en un suspiro, convertidas en una atracción cinematográfica en la que el fan de toda la vida sentirá que ha regresado a casa, mientras que las nuevas generaciones encontrarán más de decena de excusas para interesarse por el legado galáctico. Ninguna de las entregas anteriores, salvo esa obra maestra que es 'El imperio contraataca', había conseguido llegar tan lejos. Estamos ante un auténtico espectáculo en el que la nostalgia y el respeto de los recién llegados se complementan a la perfección con la inmensa pasión con la que se han enfrentado al reto. ¿Lo mejor? 'Star Wars: El despertar de la Fuerza', es simplemente el comienzo. Un excelente inicio en el que todo vuelva a su lugar para terminar siendo algo distinto y apasionante. Lo mismo de siempre, mejor que nunca.

     

    5 - 'Whiplash'

    Mis 15 películas de 2015

     

     

    Desde el primer golpe de batería hasta su soberbio clímax, 'Whiplash' te atrapa sin ceder ni un solo segundo descanso, planteando cuestiones morales y éticas sobre la dureza como método de enseñanza efectivo para sacar el genio que uno lleve dentro, siempre que exista, mientras convierte su mecanismo dramático en una trepidante historia de superación, frustración y dolor. Sensaciones que se muestran en la pantalla con una contundencia que se clava en los huesos, que estruja los músculos, que nos mantiene al borde de la taquicardia. Vivimos, comprendemos y desarrollamos la personalidad de su protagonista, Andrew Neiman, interpretado con cautivadora entrega por el joven Miles Teller, mientras se enfrenta a un profesor implacable, Terence Fletcher. Y conviene hacer un paréntesis aquí para recalcar el trabajo de J.K. Simmons. Cada vez que aparece en pantalla se hace el silencio, se palpa la tensión, se puede cortar esa mezcla de miedo y respeto, esa autoridad mezclada con algo de locura. Son sus gestos, sus miradas, sus gritos, sus movimientos, los que dan forma a una interpretación inolvidable, una creación que quita la respiración. No podemos olvidar tampoco al gran culpable de este logro, el director y guionista Damien Chazelle, que pese a entregar una historia a la que le sobran algunas subtramas, especialmente la romántica, suple esos baches a base de ritmo frenético, dirección brillante y, especialmente, un montaje que roza la perfección. En definitiva, 'Whiplash' se corona como una de las grandes películas musicales de los últimos años, una propuesta que lleva al exceso del genio todos sus matices, que convierte su punto de partida en una mecha en constante explosión. Una apisonadora que te pasa por encima y te deja tumbado sobre la lona, exhausto, temblando de pura emoción. Es más que un buen trabajo. Es toda una experiencia.

     

    4 - 'Birdman'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Los Oscar terminaron inclinando su balanza a favor del pájaro. Muchos se llevaron las manos a la cabeza. Prepotente, pedante, egocéntrica, trazo grueso. Mientras tanto, en el otro lado del ring, muchos celebramos el triunfo de una película realmente especial. Porque 'Birdman' vuela alto, en ocasiones roza el infinito, y la libertad de su director, Alejandro González Iñárritu,es contagiosa. Una de esas cintas que solamente pueden salir muy bien o rematadamente mal. Una película excesiva que no entiende de grises, inabarcable en todas las reacciones que tiene la capacidad de provocar, incansable en su ritmo vertiginoso, cautivadora en sus apartados técnicos, emocionante en el dibujo de un personaje protagonista antológico interpretado por un inconmensurable Michael Keaton.Puede Un tour de force desde una poesía visual repleta de dolor y belleza. Combinaciones que salen bien, fórmulas desprovistas de prejuicios, locuras sin dudas, personajes que vuelan entre edificios coronados con carteles de sus películas. Bajo ellos, a pie de calle, los espectadores que buscan más allá, encuentran una obra de arte sobre la búsqueda personal en medio de voces que resuenan con contundencia dentro de una cabeza en constante movimiento. Iñárritu plasma la mente humana de un actor a través de una película empeñada en mostrar la libertad con la que ha sido creada. La única manera de alcanzar un cielo al que toca sumarle un pájaro inolvidable.

     

    3 - 'Foxcatcher'

    Mis 15 películas de 2015

     

     

    Hablamos de la soledad, la inseguridad, el miedo, tres elementos tan cercanos a la gloria, la comodidad y el equilibrio. 'Foxcatcher', historia real de la que cuanto menos se sepa más se disfruta, se sumerge en el territorio más complejo y perturbador de este paisaje y sale victorioso, convertida en una demostración de potencial narrativo y cinematográfico sin necesidad de estridencias ni épica. Tan solo miradas, nieve y mansiones convertidas en cárceles. Bennett Miller, director que llega a su tercera película tras la notable 'Truman Capote' y la sobresaliente 'Moneyball', asienta definitivamente su estatus de director en permanente estado de forma con un trabajo soberbio en la forma, ejemplar en la puesta en escena, delicado en cada uno de sus planos, cuidadoso con sus personajes, dejando fluir las sensaciones sin prisas, con una calma tensa que hipnotiza y remueve al mismo tiempo. La mirada perdida de John du Pont, multimillonario al que da vida un inolvidable Steve Carell, esconde toda la fuerza comprimida de 'Foxcatcher', una película excelsa que apuesta por la sobriedad por encima del artificio, las licencias dramáticas de (casi) todos los trabajos basados en historias reales se sustituyen por gritos ahogados en medio del frío. Un gélido entorno de casas aisladas, pabellones vacíos, gimnasios sin luz y porches con vistas al infinito. 'Foxcatcher' ofrece una visión profundamente sombría del sueño americano, sí, pero eso sería quedarse en la superficie de un relato que va más allá, que se mete de lleno en los agujeros más oscuros de la psique humana para descubrir que, efectivamente, en el infierno no hay espacio para la luz. Aunque sí para la tensión que inunda la calma sostenida. 'Foxcatcher' te dejará K.O. Pero cada uno de sus golpes merece la pena.

     

    2 - 'Mad Max. Furia en la carretera'

    Mis 15 películas de 2015

     

     

    La adrenalina por encima del conflicto moral. El despiporre superando las barreras de los lados oscuros del alma. La locura lanzándose con el cuchillo en los dientes sobre la cordura establecida en un género, el del blockbuster, que NECESITABA una película como 'Mad Max: Furia en la carretera'. La más inesperada opción a mejor película del año entra por la puerta grande abriéndola de una patada. George Miller regresa a su saga más carismática, pese a que su trilogía inicial de Max protagonizada por Mel Gibson pesa más por su influencia que por su calidad cinematográfica, exceptuando su segunda entrega, de la manera más explosiva posible, apostando el todo por el todo, subiendo los niveles de excitación, marcando a fuego un universo que encuentra aquí su cima más absoluta. En los últimos años nos hemos (casi) acostumbrado a perder de vista a los personajes en los grandes clímax de las películas más espectaculares. Entendemos que están pasando cosas, que se están produciendo peleas cuerpo a cuerpo, aunque no las veamos. Y eso es tan incomprensible como irrespetuoso con el espectador. Observar claramente en medio del caos era una de las asignaturas pendientes y Miller ofrece toda una lección de puesta en escena y, por encima de todo, montaje. Cada una de sus escenas de acción tiene poder, ritmo, contundencia y capacidad de asombro incansable. Y todo se puede ver, oler, sentir. Los golpes duelen, los derrapes provocan vértigo, los gritos se escuchan y las explosiones se sienten cerca. Logro mayúsculo en una película que es un clímax constante, bellísima en lo visual, con una fotografía y banda sonora que corta la respiración, excelsa en su equilibrio, deslumbrante en su resultado final. No estamos hablando exclusivamente de la mejor película de acción de la década, algo más que probable, sino de un trabajo cinematográfico que ha llegado para reinventar el blockbuster de la cabeza a los pies. 'Mad Max: Furia en la carretera' es una locura inolvidable. Ah, y Charlize Theron. Imperator Furiosa. ELLA. Y punto.

     

    1 - 'Del revés'

    Mis 15 películas de 2015

     

    Palabras mayores. No tenemos tiempo, ni espacio, para explicar TODO lo que es, supone y provoca 'Del revés'. Resumiendo, es absolutamente asombroso la capacidad que encontramos en esta película para ofrecer un reflejo tan fiel, complejo y profundo sobre la psicología infantil cuando, de repente, deja de serlo. Los miedos, las dudas, la sorpresa, esas sensaciones tan extrañas que provocan los cambios inesperados, los sueños, las pesadillas, los temores y las ambiciones, el primer amor, el deseo, el peso que empiezan a tener los recuerdos, la rabia, la incomprensión. Necesitaríamos más de cien párrafos para enumerar todas las sensaciones que se dan a lo largo de una película que no necesita poco más que hora y media para mostrar todo lo que ha pasado y pasa en nuestra cabeza. En esta ocasión, son los ojos de Riley los que llenan la pantalla con su poder evocador pero podríamos ser cualquier de nosotros los protagonistas. Y por eso, 'Del revés', con sus riesgos aceptados, sus escenas inolvidables, sus personajes antológicos, sus secundarios de oro, su maravillosa banda sonora, obra de ese genio llamado Michael Giacchino, su precioso acabado visual y, por encima de todo, su profundo valor extra cinematográfico, termina siendo, primero, una de las cimas más evidentes de Pixar hasta la fecha y, por otro, una de las películas de animación más humanas de la historia. Un trabajo incapaz de envejecer, un logro que, dentro de veinte, treinta, cien años, se seguirá disfrutando como el primer día, seguirá provocando aplausos, continuará emocionando generación tras generación, no dejará de contar, como nadie ha hecho hasta ahora, la importancia de la melancolía en nuestras vidas. Pixar ha sido, es, única a la hora de mezclar la sonrisa y la lágrima. Ahora nos cuentan, desde dentro, la manera en la que se consigue. Y lo hacen a través del arte más conmovedor. La mejor película del año. Un clásico.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook