Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 30
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mis 13 películas de 2013

    (Esta lista se ha realizado teniendo en cuenta películas estrenadas a nivel nacional/internacional lo largo de 2013 y trabajos estrenados en 2012 que no estuvieron en más de un Festival el año pasado)

    Aquí está mi lista de las películas que más me han gustado en 2013. Aunque, debido a la norma indicada, queden fuera películas como 'Amour', 'Las ventajas de ser un marginado', 'Django desencadenado' o 'Bestias del sur salvaje', estas son las historias que más me han conmovido, entretenido y entusiasmado a lo largo de estos 365 días. A MÍ. Esto no implica que sean las mejores, las imprescindibles o esas películas que, si no has visto, mereces, mínimo, aparecer en los últimos capítulos de 'Juego de tronos'. Con lo que eso conlleva. No, estas son mis películas favoritas del año. Ni más, ni menos. ¿De acuerdo? Vale, vamos.

     

    13 -  'Star Trek: En la oscuridad'

     

    El bueno de J.J. Abrams. Para muchos, una marca de fábrica que implica trampa,decepción e indignación, para otros, el alumno aventajado del Spielberg más entretenido y espectacular. Para quitarle razón a los primeros y darle toda la del mundo a los segundos, llega esta secuela de su reinvención/resurrección de una saga que, para que engañarnos, andaba más muerta que viva. Superior a su (magnífica) predecesora en todo, salvo en la sorpresa, 'Star Trek: En la oscuridad' ofrecía menos presentaciones y más espectacúlo, menos viajes en el tiempo y más palomitas, menos inventiva y más homenajes. No suelen aparecer muchos blockbuster en estas listas. Y eso sí que tiene trampa. El bueno de Abrams tiene que estar aquí. El buenísimo de Abrams.

     

    12 - 'Una cuestión de tiempo'



     

    ¿Una comedia sobre un romance a través de los años protagonizado por Rachel McAdams? ¡Largo de aquí! Pues, mira, no. Fuera prejuicios. Ese señor mayor de Inglaterra con el que todos, sí, todos, nos tomaríamos un té con pastas para que nos contara sus batallitas, llamado Richard Curtis dice que se jubila, que se acabo eso de dirigir películas. Deja, como recuerdo, la Trilogía de La Lágrima Tonta, esa que nos hizo convertirnos a la religión de la Santa Comedia Romántica (Navideña) con 'Love Actually' y elevar a la categoría de culto a 'Radio encubierta' y que llega, con 'Una cuestión de tiempo', a su última entrega. Su película más personal y, al mismo tiempo, la más universal. Nos hace reír y llorar. Y, encima, dosifica las dosis de azúcar a la perfección. Kleenex, sí, diabetes, no. 

    11 - 'The act of killing'



     

    El Documental. El trabajo que culmina el ascenso a los altares de un género que parecía relevado a la segunda división pero que a base de demostraciones de talento se ha instalado en la categoría de imprescindible. 'The act of killing' cumple todos sus objetivos. Por puntos, remueve las entrañas, explota el cerebro, despierta a la conciencia, se instala en la memoria, encoge el corazón. Todo, sin excepción. Y no aparecen fantasmas, ni casas encantadas, ni puertas que se abren y se cierran solas, pero es una película en la que se pasa (mucho) miedo. Después de todo, no sorprende que la película más terrorífica de los últimos años la protagonice el ser humano. 

    10 - 'Blue Jasmine'


     

    Este año tocaba rendirse ante Woody Allen. ¿Pero no estaba muerto y enterrado? ¿No se estaba repitiendo desde hace dos décadas? ¿No le faltaba la chispa y el ingenio de su época dorada? Parece que no. Seamos serios. Su última joya se llamaba 'Midnight in Paris' y se estrenó hace dos años, es decir, hace NADA. Vale que su viaje a Roma no fue nada del otro mundo pero la facilidad con la que se ataca a uno de los genios incontestables de la Historia del Cine, tal cual, es demasiado gratuita. Afortunadamente, con 'Blue Jasmine', pocos han sido los decepcionados. Su película más actual es, evidentemente, un retrato dramático de nuestro aquí y ahora comandado por uno de los mejores personajes femeninos de su carrera. Analizad su carrera para entender lo importante que es esto. Y, por si no fuera suficiente, está (la mejor) Cate Blanchett. Y punto. 

    9 - 'Stoker'


     

    Park Chan-wook llega a Hollywood. Ese era el trato, esa era la idea, ese era el punto de partida. También era el miedo, la duda, de si la personalidad del director de 'Old Boy' quedaría difuminada por un presupuesto mayor o un guión de thriller al uso. Pero no. O sí. Porque 'Stoker' no tiene la historia del año, ni los giros más sorprendentes del siglo pero es una trama lo suficientemente interesante como para que Chan-wook le saque todo el potencial. Y vaya si lo hace. Pura poesía visual, hipnótico ejercicio de estilo de un director capaz de cualquier cosas y, la mayoría, buenas. O excelentes. ¿Quieres escenas asombrosas? Aquí hay una cada dos minutos. Pestañea y te la pierdes. Y no quieres que eso ocurra, créeme. 

     8 - 'Rush'


     

    Todos esperábamos un 'meh'. Yo el primero. Una película sobre Fórmula 1 dirigida por Ron Howard no entra entre mis planes favoritos a la hora de encerrarme dos horas en un cine. Pero, milagro, adrenalina, emoción, interpretaciones memorables y escenas antológicas se suceden en la pantalla con la velocidad de esos coches desde los que uno, literalmente, vive la película. Todo es cine modélico en un biopic en el que unos cuantos deberían haberse mirado (ejem, 'Jobs') para apuntar sus maneras e intenciones. No todo es blanco o negro, no todo son victorias y derrotas, hay profundidad psicológica en unos personajes tan completos como su leyenda. La historia tenía el potencial. La película lo ha elevado todo hasta llegar, en clara ventaja, a la meta. Sobrada.

    7 - 'Prisioneros'


    Denis Villeneuve ya estaba con su anterior trabajo, 'Incendies', en la Liga  de Grandes Thrillers de los últimos años, ya sabéis, esa en la que conviven en amor, compañía y oscuridad, 'Seven', 'Mystic River' o 'El silencio de los corderos'. Pero, por si había alguna duda o alguien no se había enterado, lo recalca con 'Prisioneros', una película que nace de las entrañas y vuelve allí una vez devorada. Ritmo intenso, factura impecable, reparto en estado de gracia (Jackman y Gyllenhall pocas veces han estado mejor) y una trama disfrazada de laberinto perturbador y apasionante. Cuando termina, resuena bien fuerte el eco de ese último sonido que cierra una película modélica. 

    6 - 'La gran belleza'


     

    No he estado nunca en Roma. Y sin embargo, después de ver la última película de Paolo Sorrentino, parece que he vivido toda mi vida allí, que conozco cada uno de sus rincones, que me he enamorado en cada una de sus esquinas, que he dormido en cada una de sus habitaciones, que he buceado en cada uno de sus museos, que me he decepcionado en cada una de sus conversaciones, que me he emborrachado en cada una de sus fiestas, que me he pateado cada una de sus calles. Que me he emocionado recordando mi infancia y adolescencia, mis primeros amores, mis primeros poemas. Y también los últimos. Porque de eso trata 'La gran belleza', de prólogos y epílogos. Aunque una película así parece eterna o, mejor dicho, inmortal.

    5 - 'Spring Breakers'


    ¿Se puede hacer una obra de arte con bikini? ¿Pueden cuatro princesas de Disney convertirse en caperucitas capaces de desarmar al mismísimo lobo feroz? ¿Puede una película reírse de una generación y, al mismo tiempo, rendirle homenaje sin dejar de ser coherente? ¿Puede James Franco ofrecer el mejor trabajo de su carrera interpretando a un rapero con rastas y dentadura metálica llamado Alien? ¿Puede una película con Selena Gómez ser un thriller redondo? ¿Puede una canción de Britney Spears ser la banda sonora de la escena del año? La respuesta a todo esto es SÍ. O, mejor dicho, 'Spring Breakers'

    4 - 'Antes del anochecer'


    Es amor verdadero. Amor eterno. Y agradecimiento. Me refiero a mi relación con Jesse y Celine, claro. Ellos tienen sus más y sus menos, mantienen cierta ilusión de aquel primer encuentro en Viena pero la resaca de aquel reencuentro en París parece más presente que nunca. En el camino se han hecho mayores, han sido padres, se han amado, se han reprochado, han discutido, han practicado sexo hasta el amanecer, han escrito libros y se han decepcionado. Todo sin dejar nada a la imaginación de un espectador que ha asistido, desde 1995, a (casi) todas las fases del amor a través de una trilogía tan asombrosa que parece imposible que haya salido bien. Tan sumamente bien. Además, si la película hubiera durado la media hora que dura su escena final, también estaría en esta lista. 

    3 - '12 años de esclavitud'


    Steve McQueen lideró la lista del año pasado con su apabullante 'Shame' y, ahora, vuelve a colarse en el podio por derecho propio. Su retrato de la esclavitud, crudo, contundente, profundamente doloroso es, también, humano, poético y bello. Fassbender y Ejiofor ponen miradas y silencios al horror y el valor, respectivamente, en una historia que asusta, conmueve y, finalmente, cautiva a través de algunos de los momentos más potentes que el cine ha dado en los últimos años. Y lo que cuenta es REAL. No solamente es una de las mejores películas del año, también es una de las más importantes. 

    2 - La vida de Adéle


    Lo que ha hecho el director Abdellatif Kechiche es una genialidad. Sin más. Lo que han hecho Léa Seydoux y, especialmente, Adéle Exarchopoulos, un milagro. Estamos ante algo serio, muy serio, una obra titánica, inconmensurable, repleta de matices y épica en el detalle, en esos primeros planos que esconden todo el amor, las dudas, el deseo, que alguien puede sentir. No importa la orientación sexual de sus protagonistas o, al menos, no tanto como para hacernos olvidar de lo que se está hablando realmente. De EL AMOR. En mayúsculas, en todas sus versiones, en todo su esplendor, en toda su rabia, en toda su locura, en todo su impulso, en toda su exageración, en todo su dramatismo, en toda su delicadeza. Todo, absolutamente todo, está contado con el arma más fuerte, la realidad. Porque cuesta mucho creer que estas dos actrices estén interpretando, que todo lo que se nos cuente sea ficción. Porque no lo es. Porque todos lo hemos vivido. Y sufrido. Nunca nos lo habían mostrado de esta manera. Nunca había dando tanto pudor observar un trozo de vida tan directo. Una película inabarcable, tan grande como la vida misma. Tan dolorosa y hermosa como el amor. 

    1 -  'Gravity'


    Alfonso Cuarón ha hecho lo que parecía imposible. No, no me refiero a convertir a Sandra Bullock en una gran actriz. Aunque también. Estoy hablando de llevar el 3D a otro nivel, al del arte de contar historias por encima del arte de aumentar taquilla sin justificación. 'Gravity' está aquí, en el número uno, por lo que es, una obra maestra del cine de entretenimiento, una experiencia inolvidable, un viaje que nos permitirá a todos decir que, cuando se estrenó, estuvimos allí, en un cine, sintiendo todo como si fuera la primera vez. Y 'Gravity' está aquí, en el número uno, también por lo que va a ser, una película que cambió el modo de entender el cine, que descubrió una técnica considerada estrategia comercial para muchos en una estrategia narrativa para todos, que nos demostró que aún existen maneras de sorprender a un espectador. No, todavía no lo hemos visto todo. Todavía quedan películas como 'Gravity'. Aunque ella es, fue y será, siempre, la primera. 

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook