Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 31
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'It Follows' - De terror y belleza

     

    'It Follows'  -  De terror y belleza

     

    Lo peor de ser especial es parecerlo. Y pretenderlo. En el cine, al igual que en las personas, no falla. Con un poquito de vista y oído, con prestar una mínima atención, puedes calar de pies a cabeza a alguien que intenta ser diferente, extravagante, atrevido, único. Con las películas, igual. Hay cintas cuyas ganas de ser simpáticas, cariñosas, surrealistas o genuinas, termina jugando en su contra de una manera desesperante. Descubres sus trucos y te sabes de memoria su lección, el facto sorpresa desaparece y, sin el disfraz, se te queda solamente un triste y ridículo esqueleto. Y luego están aquellos trabajos que son, en su más pura esencia, diferentes a todos los demás sin dejar de ser, en algunos aspectos, más de lo mismo. Y aquí es donde deberíamos ubicar 'It Follows', una de las películas de terror más delicadas y apasionantes de los últimos años. En un género tan cansado como el resto de remakes y secuelas de andar por casa, el segundo trabajo de David Robert Mitchell tras la encantadora 'El mito de la adolescencia', supone algo más que una sobresaliente sorpresa, el descubrimiento de un autor en toda regla, un tipo que conoce los códigos más clásicos del género y, al mismo tiempo, ofrece una obra de arte en toda regla.

     

    Porque, por encima de un argumento que se sumerge en el terror psicológico a través del despertar sexual de una generación que se mantiene flotando en el tiempo, 'It Follows' es una película que se clava en nuestra mente a través de las imágenes, de los sonidos, de los silencios, de las sombras, de unos planos imposibles que son tan asombrosos como justificados. Todo lo que se ve en 'It Follows' tiene un sentido, nada es gratuito. Por eso, incluso en sus decisiones de guion más discutibles, encontramos un destello visual genial que disminuye nuestra sensación de duda. Incluso en su clímax final, el punto más débil de todo el conjunto, Robert Mitchell consigue sacar fuerzas de lugares que parecían abandonados y revitaliza la propuesta con un epílogo excelso capaz de condensar, en poco más de diez minutos, todos los logros que se habían ido consiguiendo. Un desenlace que cierra el círculo que se había iniciado con uno de los prólogos más aterradores y cautivadores de los últimos años. Hipnótica, desconcertante, perfectamente medida en sus giros y revelaciones, esta historia consigue sus mejores miradas y gestos posibles en el rostro de Maika Monroe. Una interpretación protagonista que, sin necesidad de exceso alguno, consigue poner la piel de gallina.

     

    ¿Se pasa miedo? Sí. Pero sin trampas. Aquí no hay sustos fáciles, ni bandas sonoras que busquen el grito que una escena no pueda conseguir por sí sola, no, aquí hay suspense sostenido hasta el límite, magistral puesta en escena, mimo por el detalle, sabiduría y pulso firme a la hora de manejar una intriga que, en otras circunstancias, podría haber caído en la parodia más absurda. Robert Mitchell sabe lo que tiene entre manos y convierte este cuento en un festival de imágenes dispuestas a quedarse a vivir en la memoria, postales preciosas que dan forma a una de las películas de terror más bonitas que ha dado el género. 'It Follows', con sus (muchos) más y sus (pocos) menos, es un regalo en toda regla cuyo precioso envoltorio no esconde un caramelo envenenado sino una arrebatadora recompensa. El miedo y el cine. El terror y la belleza. Una historia de amor ejemplificada en una película que, sin pretenderlo, consigue ser especial. Única. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook