Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 26
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Irrational Man' - Conversaciones

    'Irrational Man'  -  Conversaciones

     

    Pasemos página. No volvamos a caer en la discusión de cada año. ¿Woody Allen debería jubilarse? ¿Woody Allen cuenta siempre la misma historia? ¿Woody Allen debería plantearse la idea de hacer una película cada año? ¿Woody Allen es Dios los años pares? ¿Woody Allen es el demonio los años impares? La respuesta a todas y cada una de estas preguntas, a estas alturas, ya no importa. Todos sabemos lo que ofrece Woody Allen, cuales son sus trucos, lo que nos vamos a encontrar cuando nos sentemos en la butaca. Dependiendo de la propuesta hay algo de margen para la sorpresa ('Blue Jasmine'), pero podremos apostar nuestra entrada a que, pase lo que pase, sentiremos que el tipo que está detrás de esos personajes que recitan (brillantes) diálogos, que se encuentran en situaciones tan cotidianas como extraordinarias, es Woody Allen. Si entrar en la discusión cinematográfica es complicado, imaginaos si nos centramos en las polémicas personales, en el amor/odio que despierta el ser humano por encima del artista. En cualquier caso, un año más nos encontramos ante los debates de siempre, con los defensores de siempre, con los críticos de siempre y con las respuestas de siempre. No, aquellos que no comulgan con Allen no encontrarán en su nueva propuesta, 'Irrational Man', razones para subirse al tren, pero los que amamos su cine estamos ante muy buenas noticias. 

     

    La historia de un profesor de filosofía sumergido en una crisis existencial que, acompañado por una joven estudiante de universidad, descubre una motivación vital de la manera más radical y extrema posible, la cual no descubriremos para mantener el ligero factor sorpresa, es puro Allen. ¿Lo mismo de siempre? No caeré. El director aprovecha la situación para elaborar un misterio de forma hitchcockiana y esencia Dostoievski que mira a sus hermanas mayores 'Match Point' y 'Delitos y faltas' con respeto, sin ansias de plagio, dando una vuelta inesperada gracias a su protagonista. Aquí hay tragedia pero desarrollada con una incómoda ilusión capaz de mezclar el buen sexo y un buen desayuno con la venganza, la justicia y, claro, la filosofía que va de la oscuridad a la luz. Todo ello representado en la mirada y gestos de un Joaquin Phoenix que aprueba con nota aportando su personalidad por encima de los clásicos tics allenianos. Al otro lado de la balanza, Emma Stone, mejor en su candidez e inocencia que en la histeria. 

     

    Y, por encima de todo, Allen. No estamos ante una de sus grandes obras, ni muchísimo menos, pero andamos mucho más cerca del notable alto que del aprobado raspado. Con esa aparente desgana técnica convertida en ligera molestia durante sus últimos trabajos, el guionista vuelve a ganar por goleada al director. 'Irrational Man' es una película que, al igual que ocurre con casi todos sus trabajos, se disfruta más escuchando que observando, un lujo que la cartelera se permite cada vez menos. No nos pondremos tan trágicos como para lamentarnos por la falta de historias interesantes, pero conviene destacar la maravillosa sensación que uno tiene cuando se descubre disfrutando de algo tan sencillo como una conversación. Y eso ocurre con mucha frecuencia a lo largo de la notable 'Irrational Man'. Sus personajes dicen, replican, contestan cosas interesantes. Sus actos provocan reflexiones, se permiten ser cuestionadas. El espectador, al final, decide pensar o contemplar. La primera opción es mucho más divertida. Y necesaria.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook