Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 25
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Into the woods' - Desafinando

    'Into the woods'  -  Desafinando

     

    Lo mínimo que uno puede pedirle a un musical es ritmo. Parece básico, evidente, pero no por ello hay que dejar de valorarlo y, especialmente, exigirlo. Si pierdes esa batalla tan esencial olvídate de la guerra. Imposible. Lo que le ocurre a 'Into the woods', último producto de una factoría Disney que continúa con su obsesión por reformular cuentos clásicos con mejores ('Frozen') y peores ('Maléfica') resultados, es exactamente eso. En términos narrativos y melódicos, patinazo. La obra original, un clásico contemporáneo firmado por Stephen Sondheim, mismo responsable de, entre otras, la magistral partitura de 'Sweeney Todd' que Tim Burton convirtió en una no menos excelente película, se ve convertida en una aburrida y plana adaptación cinematográfica en la que poco o nada funciona. Y dedican más de dos horas para conseguir dar con una fórmula perdida en lo anodino, ausente en un metraje claramente dividido en dos partes totalmente diferenciadas en tono pero unidas por el hilo de la decepción constante.

     

     

    Las partituras, pese a no ser de lo mejor del catálogo Sondheim, tenían la suficiente fuerza para recrear un espectáculo medianamente deslumbrante, algo que Rob Marshall,máximo responsable de 'Into the woods' y por lo tanto del desastre general, no consigue en ningún momento. Carente de fuerza, imaginación o capacidad de sorpresa en los abundantes números musicales que aparecen a lo largo de su historia, el director de 'Chicago' o 'Nine', muestra una torpeza constante, un desesperante desierto de ideas originales, un clavo ardiente al que agarrarse, algo lo mínimamente notable para ganarse un hueco en la memoria. Roza el aprobado con la presentación de sus personajes en un prólogo que condensa lo mejor de una película que, en el momento en el que se sumerge en el bosque, desaparece hasta convertirse en un desfile de canciones sin interés, ni desarrollo dramático, ni magia, ni encanto. Ni nada.

     

    Duele aún más observar como el reparto se entrega en cuerpo y alma a unos personajes dibujados con la más absoluta de las perezas. Salvan los muebles Emily Blunt y Meryl Streep y, en menor medida, Anna Kendrick. Ella son lo mejor de una cinta por la que pasean sin pena ni gloria Chris Pine, Christine Baranski, James Corden o un anecdótico Johnny Depp con un papel mucho más cercano al cameo que al de coprotagonista. Todos ellos se muestran tan perdidos como el espectador que observa desde la máxima frialdad una propuesta que no consigue siquiera aprovechar la oscuridad que aparece en un último tramo estirado hasta el límite. Giros dramáticos que se suceden con prisa, sin demasiada explicación, como si Marshall y su equipo se hubieran dado cuenta de que, a esas alturas, ni un milagro podría arreglar tal desaguisado. Lo que queda es la sensación de que 'Into the woods' podría haber sido un buen producto, un musical cinematográfico de cierta altura, si alguien lo hubiera dirigido. O al menos se hubiese mostrado un interés por dotar de sentimientos a una película vacía. Una nota desafinada en medio del bosque que convierte su eco en un bostezo. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook