Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 13
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Felices 140' - Aquí y ahora

    'Felices 140'  -  Aquí y ahora

     

    Cantaba Barret Strong en su archiconocido éxito 'Money (That's what i want)' que el amor emociona pero no sirve para pagar las deudas. Crudo, directo, algo tonto, sí, pero tan evidente como real. Encontrar una frase de este tipo en un clásico del pop de los sesenta, tan apegada a lo inocente e ingenuo, sorprende tanto como observar que semejante lema sigue más que vigente décadas más tarde. Hemos cambiado mucho desde entonces pero, quizás, no sea en los aspectos más importantes. El olor de los billetes, la nostalgia de la calderilla, la ansiedad por tener el monedero al borde de la explosión, la codicia y la ambición, siguen tan latentes como el primer día. Hablar de dinero es común, es parte del día a día y, sin embargo, sigue provocando los mismos dolores de cabeza, las mismas contradicciones, los mismos debates, el mismo sufrimiento. Y los mismos conflictos éticos y morales. De todo esto, y de mucho más, habla 'Felices 140', la nueva película de Gracia Querejeta. Un trabajo que conviene valorar por su riesgo, su capacidad de sorpresa y, especialmente, sus intentos de ir más allá de la sala, de proponer un debate interno, la eterna pregunta que reza aquello de '¿qué habría hecho yo en semejante situación?'.

     

    Y se agradece. No es tan sencillo plantear incógnitas que reten a la conciencia del espectador, que decidan ir más allá de sus propuestas iniciales y que consigan cumplir de manera aseada su misión. 'Felices 140' juega al despiste y esconde dos películas muy diferentes a lo largo de su metraje, por un lado, una perspectiva cotidiana, sin altos sobresaltos, pelín tópica y facilona, de los reencuentros personales, las reuniones apetecibles que se convierten en concursos de cuchillos por la espalda, indirectas envenenadas y golpes, metafóricos y literales. Lo que ocurre después, giro imprevisible mediante, es otra historia. Una mucho mejor de la que, sin embargo, es mejor conocer lo mínimo. La risa se congela y el conflicto explota en la pantalla y en nuestra cabeza. No hay tiempo ni lugar para las máscaras y el veneno ya está dentro. Es en ese momento en el que la película alza un vuelo del que no volverá a bajar, combinando comedia negra con drama de piel de thriller. En esa reconversión general es en la que sale ganando Querejeta y, por encima de todo, su reparto.

     

    Maribel Verdú, Nora Navas, Eduard Fernández están extraordinarios pero es la pareja formada por Antonio De La Torre y Marian Álvarez la que termina robando el protagonismo con dos interpretaciones delicadas, rotundas y llenas de matices. Ayuda un guion en el que cada palabra está medida al milímetro, consiguiendo un resultado final al que solamente se le puede poner un pero importante, una puesta en escena algo plana, más televisiva que cinematográfica, que no está a la altura del contenido. Tampoco resulta del todo acertado un montaje que, en cierto modo, lastra parte del misterio final, otorgando más pistas de la que el juego se merecía. Pequeños baches en el camino que, de todos modos, no terminan de afectar gravemente a un conjunto notable al que sus distintas capas consiguen elevar por encima de la media. Mejor quedarse con las preguntas que se quedan instaladas en la cabeza tras levantarse de la butaca, reflexiones interesantes más allá de los giros, conversación directa con el espectador y, como siempre, respuestas que hielan la sangre. Dinero, es todo lo que queremos. En los sesenta. Y aquí y ahora. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook