Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 29
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'El viaje de Arlo' - Mayor

    'El viaje de Arlo'  -  Mayor

    Tengo la sensación de que el término 'película menor' necesita una revisión urgente. Nos hemos acostumbrado, todos, a usarlo como recurso fácil para sentenciar obras que no alcanzan la excelencia esperada, que no colman los niveles de calidad que esperamos de ellas, como si eso fuera algo sencillo de conseguir. Son muchos los cineastas que conviven constantemente con esta división de todo o nada, de listón celestial o aprobado justo, de cumplir sueños o expediente. Sin embargo, si en la última década alguien ha tenido que soportar estos juicios con mayor insistencia, esa ha sido Pixar. Algo de culpa tienen, claro. Nos regalaron, en un espacio tan corto de tiempo, obras maestras tan incontestables que, al primer derrape, cruzamos nuestros brazos y nos enfadamos como niños. No, no existe la perfección eterna, la matrícula de honor en todos y cada uno de los exámenes, no siempre se pueden facturar películas del tamaño de 'Up', 'Wall E' o 'Toy Story 3'. Imposible. ¿Supone eso que el resto de trabajos de la compañía sean, volvemos, trabajos menores? No, no y no. En 2015, con la ración doble de Pixar que hemos tenido, tenemos el mejor ejemplo.

     

    Este verano, 'Del Revés', se convertía por méritos propios, por riesgos, aciertos, profundidad y alcance psicológico y emocional, en la mejor película de Pixar, su trabajo más redondo. Unos meses más tarde, llega 'El viaje de Arlo', historia familiar sobre el paso al mundo adulto a través del miedo, el valor y la independencia, una obra mucho más tradicional, alejada de la apabullante complejidad de su predecesora y anclada en un espíritu que conversa de manera directa con discursos más cercanos a Disney. En términos de calidad, la primera le saca varios cuerpos de ventaja a la aventura prehistórica de Arlo. Y regresamos a la cuestión principal, ¿convierte eso a la última película de Pixar en un trabajo menor? En absoluto. 

     

    'El viaje de Arlo', dirigida por el debutante en el largometraje Peter Sohn, es una preciosa cinta para todos los públicos que consigue, al más puro estilo de la factoría Lasseter, emocionar con suma facilidad, entretener y divertir. Pese a apostar por una trama y narrativa más tópica y previsible, sus responsables toman un camino tan inesperado como brillante, el western. No resulta nada complicado identificar referentes como Ford o Hawks a lo largo de una película que se sirve de su excelencia técnica, absolutamente asombrosa en el cuidado del detalle y en los largos y anchos paisajes que recorren nuestros protagonistas, para dar forma a una historia de amistad conmovedora. Pixar, otra vez, nos hace llorar, pero lo hace de una manera tan honesta y delicada que, lejos de molestar, las lágrimas se reciben como un regalo. Pequeños destellos de genio, especialmente tras la aparición de los tres T-Rex y en la maravillosa conversación nocturna entre Arlo y el pequeño Spot, que elevan a 'El viaje de Arlo' hasta ese ansiado sobresaliente. No, no está a la altura de las grandes películas de Pixar, pero de menor, nada de nada. Mayor, con todas las letras. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook